En un juicio por tentativa de homicidio fue absuelto el barrabrava Rafa Di Zeo

 

BUENOS AIRES- El ex jefe de la barra brava de Boca Juniors, Rafel Di Zeo, fue absuelto en el juicio que se le siguió como acusado de haber instigado la tentativa de homicidio de William Richard Laluz Fernández, cometida en 2011, en un boliche del Barrio Norte porteño.

En el mismo fallo, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 porteño condenó a 12 años de prisión a otro sindicado barra, Hugo Melo, alias «Polilla», por el delito de «tentativa de homicidio agravado por alevosía».

Además, el tribunal ordenó investigar a cinco policías federales por presuntas irregularidades en la conservación de las pruebas y por falso testimonio en declaraciones durante el juicio.

En tanto, los jueces Domingo Altieri, Martín Vázquez Acuña y Alberto Huarte Petite, adelantaron que los fundamentos de la sentencia se conocerán el 2 de junio próximo.

Al término de la audiencia, que se llevó a cabo en el sexto piso del Palacio de Tribunales, el abogado de Laluz Fernández, Albino Stefanuolo, adelantó que apelará la absolución del ex líder de «La Doce» porque «Melo no hubiera actuado si no se lo decía Di Zeo».

El letrado había pedido en su alegato que «Rafa» fuese condenado a 12 años de prisión como instigador del ataque a balazos contra Laluz Fernández, quien hoy estuvo presente en la audiencia, sentado en una silla de ruedas.

En tanto, la fiscal de juicio, Mónica Cuñarro, había reclamado una pena de 14 años para Melo y no imputó a Rafael Di Zeo porque en primera instancia el Ministerio Público no había pedido la elevación a juicio de la causa en la que aquel estaba acusado.

Tanto la querella como la fiscalía mencionaron una presunta «protección» al ex líder de «La Doce» por parte de personal de la Policía Federal y de los dueños de «Cocodrilo», el boliche donde fue cometido el hecho ventilado en el debate.

Por su parte, «Rafa» dijo esta tarde ante la prensa que él fue llevado a juicio en esta causa porque «acá, a alguien se le ocurrió que le podemos hacer o sacar a Di Zeo».

«No le debo nada a la Justicia. Me prejuzgan», expresó el ex líder de la barra brava xeneize en la puerta de los tribunales.

Di Zeo lamentó que lo califiquen como «el malo de la película» y que se elaboren listas para que hinchas de fútbol de la Argentina no puedan viajar al Campeonato Mundial de Brasil que comenzará el 12 de junio próximo.

«Rafa» consideró que llegó a juicio porque «El uruguayo» Laluz Fernández «no tenía a otro» a quien acusar y recordó que él no se quejó cuando lo condenaron en la causa por agresiones y amenazas contra hinchas de Chacarita, en 1999.

«Soy hincha de Boca, lo de la barra no lo inventé yo», enfatizó Di Zeo y agregó que le «encantaría» ser presidente de ese club «para que salga de donde está».

El hecho ventilado en el debate ocurrió cerca de las 2.30 del 11 de marzo de 2011, en la zona del boliche y restaurante «Cocodrilo», situado en Gallo 1311, de Barrio Norte.

En aquella oportunidad, Omar Suárez, dueño del local, contó a la prensa que todo comenzó cuando «un grupo de gente se hallaba comiendo en el restaurante e ingresó otro grupo. Allí se originó una discusión, y en un momento se escucharon detonaciones».

En esa reyerta, Laluz Fernández, alias «El uruguayo», resultó gravemente herido de dos balazos por la espalda, uno con orificio de salida por el estómago, en tanto que su agresor y quienes lo acompañaban se marcharon del local.

El herido fue asistido por personal de la comisaría 19na. de la Policía Federal y del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME), y luego trasladado al hospital Rivadavia, donde quedó internado y fue intervenido quirúrgicamente.

Tras el hecho, la esposa del «Uruguayo», Elisa Ferreiro, declaró ante la Policía que cerca de las 2 había recibido un llamado de su esposo al celular, en el cual le balbuceó: «Fue `Polilla` y …Di Zeo», y aclaró que no entendió si su marido le dijo que fue el jefe de la barra o «un hombre» de él.

En tanto, los allegados a la víctima revelaron que por entonces «El Uruguayo» no iba al estadio de Boca y estaba alejado del club, tras haber sido absuelto en una causa por robo.