Los concejales acuñistas aprobaron la rendición de cuentas en medio de insultos y agresiones

Por Maru Pampín

HURLINGHAM – En medio de insultos y gritos, se realizó la segunda sesión ordinaria del Concejo Deliberante que tuvo como dato destacado que el acuñismo alcanzó los votos suficientes para aprobar la rendición de cuentas.

Tras la renuncia de Hilda López, Mario Palleiro, Miguel Quintero, Carmen Cittadino y Ernesto Benítez al bloque oficialista que obedece al intendente Luis Acuña, se desarrolló el viernes 26 de abril, la segunda sesión del año, pero la primera con la conformación del nuevo bloque Frente para la Victoria, Hurlingham con Cristina.

Otra de las novedades fue la gran cantidad de militantes acuñistas que se acercaron a la sede del deliberativo local, con un objetivo claro: el de insultar durante la sesión a los concejales que se alejaron del oficialismo para quedarse en el kirchnerismo.

Así la sesión estuvo plagada de agresiones verbales contra los ediles, además de arrojar volantes con mensajes adversos para los concejales K. En ese clima se trató la rendición de cuentas que fue aprobada, pese a la oposición de Hilda López, Miguel Quintero, Carmen Cittadino Ernesto Benítez y Mario Palleiro del Frente para la Victoria Hurlingham, más el de Mónica López del Frente Amplio Progresista, Adrián Eslaiman de Nuevo Encuentro, y José Palacios de la agrupación Justicia Peronista, que pretendían girarla nuevamente a comisión.

Junto a los concejales del oficialismo se sumó el de la concejal del PRO, Romina Fernández Matto y el del massista Rodrigo Álvarez.

En la sesión, que se extendió por casi dos horas, la ex presidenta del Concejo Deliberante, Hilda López, pidió que se apruebe el proyecto por el cual solicitan que el Concejo done 10 mil pesos para los afectados por las inundaciones que afectaron principalmente a la ciudad de La Plata. La iniciativa provocó injustificadas bromas por parte de los militantes acuñistas, a lo que Hilda López, presidente del bloque K exigió a el presidente del cuerpo Juan Carlos Braciaventi que: “pida silencio a los de afuera, pido orden es muy serio lo que pasó en La Plata para seguir escuchando estas cosas”.

Las agresiones verbales contra López y también contra el concejal Miguel Quintero, (al que la semana pasada le prendieron fuego su auto particular), siguieron durante toda la sesión. A tal punto que la concejal del FAP, Mónica López, exigió a la presidencia del cuerpo que “por respeto a las diferentes mujeres que integran el cuerpo que calle a la multitud por el vocabulario inapropiado que utilizaban para agredir”.

Llamó la atención que el oficialismo impidiera al bloque kirchnerista, denominarse Frente para la Victoria, cuando nadie duda que el propio Luis Acuña ya nada tiene que ver con la estructura que conduce la presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Al respecto, Hilda López, precisó “Si (Acuña) no se alejó lo disimula bastante bien pero de todas maneras las grandes críticas, que hace contra el Frente para la Victoria de Cristina Fernández son terribles, pero sí, en la lista fuimos todos juntos como Frente para la Victoria, nosotros somos hoy Frente para la Victoria, Hurlingham con Cristina, y si lo acepta o no, ese es un problema personal de él o del bloque, nosotros vamos a seguir siendo Bloque Frente para la Victoria, Hurlingham con Cristina, al margen de las faltas de respeto que vieron”. Luego la presidenta del bloque kirchnerista marcó los errores del presidente del Concejo, Juan Carlos Braciaventi: “no se me dio la palabra, se la daban a quien quería, no pudo conducir a las barras que trajeron, porque son barras, ustedes vieron, pero bueno, fue el debut y creo que fue muy bueno”, ironizó López.