Bossio analiza con sindicalistas el impacto del PROGRESAR

BUENOS AIRES-El titular de la ANSES y los representantes de los trabajadores analizaron los alcances del programa que brinda un respaldo económico a jóvenes entre 18 y 24 años que no tengan trabajo para que puedan estudiar.
En la sede del Sindicato de Peones de Taxis, el Director Ejecutivo de la ANSES, Diego Bossio, se reunió con el titular de dicho gremio, José Omar Viviani, y con el diputado nacional y dirigente de SMATA Oscar Romero, entre otros referentes sindicales, para analizar el impacto de Progresar en los diferentes rubros del mercado laboral.
De la reunión participaron, además, representantes del Sindicato Obreros Marítimos Unidos, la Asociación Personal Legislativo, el Sindicato del Tabaco, el Sindicato del Vestido, Gráficos Bonaerenses, Capitanes de Ultramar y el Sindicato de Trabajadores de Imprenta.
Cada uno de los líderes gremiales manifestó su intención de sumar la oferta educativa técnica de los sindicatos a Progresar. De esta manera, se fomentaría además el trabajo registrado, que contribuye a incrementar los aportes a la Seguridad Social.
Durante la reunión, Bossio sostuvo: “Progresar es una oportunidad para formar los técnicos que el país necesita, en oficios que escasean y que debemos recuperar”. Luego agregó que “es muy importante la participación de los representantes de los trabajadores para poder fomentar un plan tan inclusivo como Progresar. De esta manera, no sólo logramos que haya más jóvenes que estudien, sino que luego ellos se incorporarán al mercado de trabajo registrado, dinamizando así la economía real y sumando aportes a la Seguridad Social”.
La semana pasada, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner había anunciado que ya más de 500.000 jóvenes se registraron para participar en Progresar, un programa de respaldo a los estudiantes de 18 a 24 años que no tienen empleo, trabajan informalmente o perciben un salario menor al mínimo vital y móvil, y su grupo familiar se encuentre en iguales condiciones. La ayuda consiste en una prestación económica universal de $600 por mes para que los jóvenes puedan iniciar, continuar o terminar sus estudios primarios, secundarios, terciarios, oficios o universitarios. Además, brindará asistencia para la inserción laboral a través del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación y ofrecerá el cuidado de los hijos a cargo, si los hubiere, mediante el Ministerio de Desarrollo Social.