Continúa la investigación por las denuncias de abusos sexuales en el jardín de Infantes de Castelar

MORÓN- El cocinero del jardín de infantes de la localidad bonaerense de Castelar acusado de abuso de menores en ese establecimiento se negó a declarar  ayer ante la justicia.

Fuentes de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Morón confirmaron que el sospechoso quedó alojado en esa dependencia por disposición del fiscal Pablo Galarza, titular de la UFI N 3.

La indagatoria es por 11 denuncias de abuso sexual agravado reiterado, según dijeron fuentes judiciales al canal de noticias C5N.

El cocinero había sido detenido frente a la casa de sus padres en la localidad de Merlo, de donde los investigadores secuestraron prendas de vestir.

El arresto del sospechoso se concretó tras la denuncia presentada por los padres de las nenas de tres años que, se presume, fueron abusadas.

Los hechos denunciados se habrían producido en el jardín de infantes del colegio Juan Bautista Alberdi, perteneciente a la Universidad Abierta Interamericana (UAI).

Por su parte ayer el intendente de Morón, Lucas Ghi, solicitó a la Dirección General de Escuelas bonaerense que «desplace» a las autoridades del colegio Juan Bautista Alberdi de Castelar, y que se «intervenga» el establecimiento privado, hasta tanto se esclarezcan las denuncias de abuso de niños que involucran al cocinero de la institución.

El jefe comunal dijo que cuando tomó conocimiento del caso «se puso en contacto con las familias» de los niños que concurren al jardín de infantes del colegio e indicó que dispuso la «atención mediante el gabinete de psicólogos de la comuna de las personas que así lo requieran».

«Fuimos también a la fiscalía para pedir la mayor celeridad en el proceso», señaló Ghi en declaraciones a Radio América.

«Lo que está en juego es la salud de los niños», afirmó el funcionario, y dijo que el estado de preocupación afecta a las 1.500 familias de los alumnos de los tres niveles educativos del colegio dependiente de la Universidad Abierta Interamericana (UAI).

«Me parecía que teníamos que arbitrar por la angustia de las familias» porque los relatos de los niños «eran uno más desgarrador que el otro», según los padres. finalizó Ghi.

La investigación abierta por la denuncia de abuso de niños en el jardín de infantes Juan Bautista Alberdi fue caratulada como «abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores», según confirmaron fuentes judiciales.

Las fuentes indicaron que entre hoy y mañana declararán la maestra bilingüe de la sala de tres años a la que pertenecen los niños abusados y la directora del colegio Juan Bautista Alberdi, del que depende el jardín.

Paralelamente  la directora general de Cultura y Educación provincial, Nora De Lucia, dispuso el desplazamiento de todos los adultos que estén implicados o tengan alguna responsabilidad en el hecho. Un cuerpo de 4 inspectoras serán las encargadas de intervenir de forma directa dentro de la institución y en el vínculo con los padres.

Al mismo tiempo, indicó a los dueños de la entidad que se desplazará, además de a la directora general del colegio y del ayudante de cocina sindicado en las denuncias, a la maestra de la sala de 3 años, a la directora del nivel inicial, al equipo de psicología de la institución y a toda persona implicada o que hayan tenido alguna responsabilidad en el cuidado de los chicos.

Más allá de que los equipos educativos tanto a nivel distrital como provincial se encuentran trabajando desde el mismo instante en el que se tomó conocimiento de las denuncias, De Lucia dispuso hoy que la inspectora jefe distrital y 3 inspectoras más se hagan cargo de las decisiones que se tomarán en la institución para normalizar las actividades y prestar absoluta colaboración con la justicia para esclarecer el hecho.

La decisión se tomó después de una reunión encabezada por De Lucia, y en la que participaron el subsecretario de Educación, Néstor Ribet; la directora provincial de Educación de Gestión Privada, Nora Pinedo; el dueño de la institución; la presidenta del consejo escolar de Morón y las inspectoras que estarán a cargo de la intervención.

Al finalizar la reunión, De Lucia informó que “se ha resuelto la intervención de la entidad educativa. Vamos a trabajar en forma permanente con la inspectora jefe del distrito y con tres inspectoras más. Además, vamos a intensificar el trabajo con los equipos de psicología del Ministerio para trabajar con las familias y los niños que es donde vamos a poner nuestra principal atención”.

“Nosotros como Estado no podemos tolerar este tipo de situaciones y el Gobernador expresamente me pidió que me ocupe personalmente de este tema”, indicó la titular de la cartera educativa provincial.

Con respecto a las medidas que se resolvieron desde el Ministerio de Educación bonaerense, De Lucia señaló que “se le solicitó a los dueños de la entidad educativa que desplace a la directora general de la institución, a la maestra y al auxiliar de cocina pero también, como vamos a realizar una investigación muy exhaustiva, le pedimos que procedan al desplazamiento de la directora del jardín y de todos aquellos que estén implicados o tengan algún grado de responsabilidad en el cuidado de los chicos”.

La Ministra resaltó la importancia de trabajar junto a los padres y mantenerlos informados de las medidas que se van tomando en el colegio para lograr normalizar las actividades: “Le pedí al equipo que se está haciendo cargo del trabajo dentro de la escuela que mantenga reuniones sistemáticas con los padres. Queremos retomar el normal funcionamiento de la institución lo más rápidamente posible porque hay 1200 familias que están preocupadas por la educación de sus hijos. En la fecha del año en la que estamos, los chicos de primaria y secundaria  están con todas las evaluaciones y tenemos que dar certezas”.

“Hoy vamos a evaluar los daños que tiene el colegio para dejar la institución con las condiciones de seguridad necesarias para ir retomando las actividades en los distintos niveles”, confirmó De Lucia.