Crean protocolo dentro de Ministerio de Justicia bonaerense para situaciones de violencia de género

El Gobierno bonaerense ordenó hoy la conformación de un equipo interdisciplinario y la creación de un protocolo ante situaciones de violencia de género en el trabajo en el ámbito del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos provincial.
Según lo publicado hoy en el Boletín Oficial bonaerense, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos resolvió «disponer, en la órbita de la Dirección Provincial de Acceso a la Justicia y Asistencia a la Víctima, la conformación de un equipo interdisciplinario, que estará integrado por un/a abogado/a, un/a trabajador/a social y un/a psicólogo/a, para brindar asistencia y acompañamiento multidisciplinario a personas afectadas por situaciones de violencia de género en el ámbito laboral» de esa cartera.
En cuanto a la creación del protocolo, se determinó que se desarrollarán acciones para «garantizar un ambiente libre de violencias por razones de género y/o diversidad sexual», de manera de favorecer la igualdad y equidad; para «promover la transversalidad de la perspectiva de género» y para «la prevención, capacitación y difusión de las modalidades de violencia en las relaciones del trabajo».
También se buscará «fortalecer vínculos laborales de respeto y no discriminación» y «promover cambios de conductas relativos a discriminaciones por razones de género, diversidad y orientación sexual, y se pondrá «a disposición los dispositivos de asistencia y acompañamiento a todas las personas que hayan atravesado alguna situación de violencia y/o discriminación en razón del trabajo».
De acuerdo con esta normativa, se intentará «promover estrategias de concientización y sensibilización para visibilizar la problemática con el objetivo de erradicarla; generar instancias de articulación interministerial y multidisciplinaria con las jurisdicciones, reparticiones y áreas competentes que pudieran corresponder, propiciar y facilitar un espacio adecuado para atender y acompañar a las personas damnificadas y crear un ámbito de confianza que garantice su confidencialidad».
Como principio de intervención, se determina que la persona que efectúe una consulta «será tratada con respeto a su dignidad, debiendo ser escuchada sin intromisiones en su intimidad» y, en todo momento, se deberá resguardar su voluntad «en cuanto a las acciones que decida realizar que la afecten directamente, así como la confidencialidad de los datos que expresamente manifieste querer mantener en reserva».

DEJA UNA RESPUESTA