“Resentimenal”  propone una historia de amores cruzados

BUENOS AIRES- El nuevo filme de Leo Damario que se estrena hoy narra la historia de una ficticia estrella de la dirección cinematográfica, que intenta recuperar el amor de una de sus actrices.

Lucila Polak está a cargo de encarnar a Eva, la excéntrica realizadora, mientras que Brenda Gandini personifica a su pareja, quien luego de desplantes se decide por abandonarla por un compañero del set (Alejandro Awada).

Completan el elenco  Diego Ramos y Fabiana García Lago y cuenta con una estética que demuestra el pasado de Damario como director de video clips de Miranda!

En su currículum, el realizador cuenta con “Bohemia”, la cinta que acompañó al disco “Bohemio”, de Andrés Calamaro, y en la que Carla Quevedo reemplaza al cantante y comparte escenas eróticas con Micaela Breque, la pareja de El Salmón.

“Resentimental” se centra en la falta de prejuicio con la que se toman las relaciones homosexuales, como también en la intimidad que se puede conseguir dentro de un equipo de rodaje.

“Me parecía una película muy moderna, que contaba el amor entre dos mujeres, algo que por fin fue aceptado en la sociedad. Sentía interesante llevar esta historia de amor porque estas mujeres se aman más allá de las traiciones”, dijo Gandini en un reportaje con Télam.

En la actualidad, la actriz se encuentra en teatro con “Pieza Plástica” (Centro Cultural San Martín, viernes y sábado a las 20) y con la finalización de “Amar después de amar”, una novela que irá a partir de enero por Telefe y en la que interpreta a una abogada “adicta a la juventud”.

Télam: En este contexto de trabajo, ¿qué te atrajo de tu personaje en “Resentimental”?

Brenda Gandini: Es un personaje jugado, liberal, con objetivos claros. Ella tiene una búsqueda, va probando y viendo qué le gusta, sin importarle si le gusta o no al otro. Quiere ser famosa y se cruza con una directora con la que ve la oportunidad de llegar.

T: La película también se mete en el mundo del cine, con amores, odios, celos y todo lo que eso conlleva.

BG: Hay cosas similares, pero llevadas a lo exagerado. Mi personaje está estereotipado, empieza como modelo y se convierte en actriz. Hay escenas que coinciden con la realidad, como el éxito de la gente tan conocida, que no lo tienen otras personas.

T: Estás en un momento con mucho trabajo y con dos estrenos seguidos en pantalla grande (“Las Ineses” y “Resentimental”).

BG: Es un agradecimiento hacer cine y yo estoy en un momento en el que aprendo de las tres materias (cine, teatro y televisión). Pero, eso sí, no siento que tenga un lugar ganado en el cine, para nada. El cine lleva otros tiempos y preparaciones.

T: ¿Por ejemplo?

BG: Con el cine tenés mucho ensayo antes de filmar y eso es fundamental para generar confianza con el otro actor. No me gusta trabajar sola, sino hacerlo en equipo y ahí coincide con el teatro, porque se puede ensayar bien y con el tiempo viene la soltura y el dejar los miedos. En la televisión depende mucho del día a día y del camino del actor. De todas formas, me siento muy cómoda en las tres áreas.

T: Con diez años en televisión, un tiempo en teatro y con estrenos en cine, ¿cuál crees que es tu máximo desafío hoy?

BG: Hay un miedo a repetirse constantemente y eso es algo de lo cual uno quiere salir porque se suele caer. Que suceda eso no es lo correcto. Ese es, quizá, el desafío, aunque también son los nervios y a medida que uno va estudiando y conociendo, las exigencias son más grandes.

T: ¿Hay algún género que te gustaría encarar?

BG: Sí, claro. Me encantaría representar otros géneros y personajes. Nunca hice terror y es algo que me gustaría atravesar.

DEJA UNA RESPUESTA