El gobierno bonaerense continúa el monitoreo del río Salado y estimó que «el pico de la crecida ya pasó»

BUENOS AIRES- La jefatura de Gabinete provincial indicó que el operativo es encabezado por el titular de Defensa Civil bonaerense, Luciano Timerman, y el Intendente Castelli, Facundo Echarren, y tiene como objetivo verificar el comportamiento de las aguas y el impacto en los cascos urbanos.

El gobierno bonaerense informó hoy que continúan las tareas de monitoreo en las localidades afectadas por el desborde del río Salado, a la vez que estimó que «el pico máximo de crecida ha pasado”.

Ayer, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, junto a los ministros provinciales de Asuntos Agrarios y de Desarrollo Social, Alejandro «Topo» Rodríguez y Eduardo Aparicio, respectivamente, sobrevolaron la zona inundada.

Al término de la recorrida, de la que también participaron los intendentes de General Belgrano, Jorge Eijo, y de General Paz, Juan Carlos Veramendi, Berni manifestó que “el pico máximo de la crecida ya ha pasado».

En tanto, Rodríguez aseguró que «la presencia del Estado es permanente con recursos, equipamiento y personal coordinando entre Nación, Provincia y Municipio en toda la zona de la Cuenca del Salado».

“Asistimos a la familias afectadas en materia social, coordinando también acciones para mitigar las crecidas. En las otras cuencas los vecinos están volviendo a sus casas, con total normalidad», afirmó por su parte Aparicio.

Desde Defensa Civil se informó que “en estos momentos la situación es estable y permanece operando el Comité de Emergencia en la localidad de Villanueva, con equipamiento de Salud, Prefectura, Ejército, y la Marina Argentina. Con la apoyo de la Defensa Civil de La Matanza, además de Cruz Roja Argentina”.

Además, la Secretaría de Servicios Públicos se puso en marcha el generador eléctrico para sostener el bombeo del agua en la zona, al tiempo que implementó un plan de contingencia, muestreo y monitoreo de la calidad de los servicios públicos de agua potable y desagües cloacales en las ciudades afectadas.