Proponen que las escuelas no lleven nombres de criminales condenados ni de golpistas

BUENOS AIRES- Diputados del Frente para la Victoria (FPV) propusieron hoy que las instituciones educativas de todo el país no puedan llevar el nombre de condenados por delitos de lesa humanidad y de dirigentes que participaron de interrupciones del orden constitucional. Por medio de un proyecto de declaración que redactó la diputada Carolina Scotto, ex rectora de la Unversidad de Córdoba, pidió al gobierno nacional que por intermedio del Consejo Federal de Educación, recomiende a los colegios que llevan el nombre de condenados por delitos de lesa humanidad que hagan las respectivas modificaciones.

La iniciativa es firmada además por Mario Oporto, Eduardo «Wado» de Pedro, Ana María Ianni, María del Carmen Carrillo, Cristina Ziebart, Mara Brawer, Adriana Puigross, Stella Maris Leverberg, Manuel Moina y Martín Gill.

En los fundamentos del proyecto, los diputados del FPV fundamentaron en su propuesta que «el valor de su nominación está directamente relacionado con su cultura institucional y con el marco de identidad que les confiere a las comunidades locales donde están insertas».

«La importancia del nombre no reside únicamente en homenajear a la persona o situación de quien se toma el nombre; además se asienta en su potencial para fomentar arraigo simbólico, ofrecer identificaciones y consolidar un espíritu de pertenencia», agregaron.

Señalaron que «se entiende que un nombre debe celebrar momentos significativos de la memoria común y discernir los acontecimientos más relevantes de la época contemporánea, rescatando los valores ecuménicos, la memoria histórica, la construcción de un país cada vez más democrático y valores como los derechos humanos».

En esa misma línea agregaron que «es preocupante que aún existan instituciones escolares del país que portan nombres de personas que interrumpieron los ciclos democráticos o instauraron el terrorismo de Estado ejerciendo la dictadura más temible que tuvo nuestra historia».

En ese sentido, puso como ejemplo que hay instituciones que continúan llamándose Teniente General Pedro Eugenio Aramburu.