Intelectuales estadounidenses critican la decisión de la Corte por los fondos buitre

ESTADOS UNIDOS- El Council on Foreign Relations (Consejo de Relaciones Exteriores), la organización privada más influyente en la política exterior de Estados Unidos, cuestionó a la Corte norteamericana por no tomar el caso de Argentina y los fondos buitre al decir que la actitud equivale a un «peligroso fundamentalismo».

«Esta decisión hará que los países que se quieran liberar del peso del sobreendeudamiento no puedan hacerlo», indicó el informe del Consejo.

«Será muy malo para el mercado internacional de capitales, y también tendrá su impacto en disminuir el principio de soberanía», se agrega en el texto.

En el informe se indica que «Argentina no miente cuando dice que simplemente no puede pagar lo que los tribunales de Estados Unidos demandan, que es pagarle los holdouts en su totalidad».

También recuerda el proceso de reestructuración de deuda de 2005 y 2010 y que el 93 % de los bonistas acordó ingresar en este canje de títulos.

«Estos canjes de títulos se transformaron en el medio establecido por el cual los países reestructuran sus deudas, para evitar seguir en default de manera indefinida», se explica.

«Esta decisión hará que los países que se quieran liberar del peso del sobreendeudamiento no puedan hacerlo», indicó el informe del Consejo.

«Será muy malo para el mercado internacional de capitales, y también tendrá su impacto en disminuir el principio de soberanía»

Tras recordar el embargo de los fondos buitre sobre la Fragata Libertad, que la mantuvo retenida en costas africanas, el artículo indica que no existen los default «suaves».

«Los países que ingresan en default no pueden pedir dinero prestado al exterior durante años, y ser capaces de pedir dinero es fundamental, en la medida en que la mayoría de los países tienen déficit», explican.

«Como los países no pueden declararse en bancarrota, estas ofertas de canje de títulos en default son el mecanismo para que puedan reingresar al sistema financiero internacional», se argumenta.

«Un país deudor necesita poder pagarle a los tenedores de bonos reestructurados sin pagarle a los holdouts. Caso contrario, nadie podrá participar en el futuro en un canje de deuda, y ningún país podrá jamás reestructurar su deuda», indica el Council on Foreign Relations.

Se explica que por estos motivos Brasil, Francia, México y Estados Unidos apoyaron a Argentina en el caso Elliot, porque consideraron que era necesario «mantener el derecho soberano de pagarle a un grupo de acreedores (los que entraron en el canje de deuda) sin pagarle al otro (los buitres)».

También se considera que la cláusula de igualdad entre pares (pari passu) esgrimida por el juez Griesa a favor de los buitres «no significa absolutamente nada en un contexto soberano