Suelta de globos por la donación de órganos

MALVINAS ARGENTINAS – La suelta se realizó para concientizar sobre la importancia de donar los órganos y darles fuerza a dos nenas de la localidad que están en lista de espera para un trasplante de corazón.

Brisa Petillo y Maia Coman son dos nenas de Malvinas Argentinas que esperan un trasplante de corazón. Para tratar de llevar conciencia y solidaridad.

El sábado por la tarde se realizó esta suelta de globos frente al edificio del nuevo palacio municipal. Acompañando a las madres de Brisa Petillo y Maia Coman que esperan en trasplante.

Durante la jornada estuvo presente el intendente Jesús Cariglino y personal de CUCAIBA (Centro Único de Ablación e Implante de la Provincia de Bs. As), quienes apoyaron el evento y prestaron sus stands para anotar a aquellos interesados en donar sus órganos.

“Nos complace saber que hay gente tan movilizada”, aseguró el Lic. Claudio Cruces, encargado de difusión de CUCAIBA, un Centro que trabaja con un grupo de trasplantados y gente en lista de espera para reinsertarse en el mercado laboral.

“La vida de un trasplantado antes del trasplante no es vida, es caótico. Pierden continuidad laboral, muchos pierden a su familia. Después del trasplante es una persona normal, como cualquier otro. La persona tiene que tomar un medicamento de por vida para no producir rechazo y hacerse sus controles médicos, pero hace una vida absolutamente normal”, explicó el Lic. Cruces, encargado de las zonas Norte y Oeste, para todo lo que sea difusión y concientización.

“La lista de espera tiene que ver con la compatibilidad. Los órganos tienen que ser parecidos, tener el mismo grupo sanguíneo y un conjunto de compatibilidades que no siempre se dan, no es fácil”, afirmó Cruces. Y agregó que “el que quiera acercarse al Registro Civil, durante todo el año, puede donar sus órganos, solo tiene que estar dispuesto”.

Miriam, mamá de Brisa de 7 años, internada hace cuatro meses en el Hospital Garrahan, aseguró emocionada: “Lo importante es que estamos juntas y luchamos juntas por las nenas. Tenemos mucha fe y vamos a salir adelante”.

Con respecto al estado de ánimo de Brisa y Maia, Miriam explicó: “Anímicamente están bien y tratamos de darnos fuerza mutuamente. Las nenas se llevan bien, como hermanas, se buscan, se quieren, comen juntas. Dentro de la desgracia que están pasando, todos los días la luchan, y están fuertes. Tenemos mucha fe en Dios”.

Por su parte, María, mamá de Maia de 6 años, internada hace un año y medio en el Garrahan, aseguró estar “muy agradecida por el apoyo de la gente y del intendente en este momento tan difícil”.