Cristina encabezó el Tedeum en Luján por el 205º aniversario de la Revolución de Mayo

LUJÁN- La presidenta Cristina Fernández de Kirchner participó  del tradicional Tedeum, al celebrarse los 205 años de la Revolución de Mayo, oficiado por el arzobispo de la Arquidiócesis de Mercedes-Luján, monseñor Agustín Radrizzani, en la basílica de Luján. Previamente, la Jefa de Estado recorrió las obras de restauración que comenzaran en 2003.

El Tedeum fue oficiado en la basílica de Luján por el arzobispo de la Arquidiócesis Mercedes-Lujan, monseñor Agustín Radrizzani y contó con intervenciones a cargo de representantes de cuatro confesiones religiosas: monseñor Kissag Mouradian; arzobispo de la iglesia Apostólica Armenia, Sheij Abdelnaby Elhefnawy, del Centro Islámico de la República Argentina, pastor Flores de la Iglesia Evangélica y Bettina Manasowicz por el judaísmo.

A su arribo a la basílica, la Mandataria saludó al arzobispo Radrizzani y junto a él y al secretario general de la Presidencia, Eduardo de Pedro, recorrió el tablero de control del campanario y toque de campanas y el camarín de la Virgen.

El oficio religioso se llevó a cabo en Luján, debido a que conmemora «la licitación N° 1», que se realizó en el año 2003, cuando el ex presidente Néstor Kirchner decidió iniciar los trabajos de restauración de la basílica, luego de la que la cruz principal se hubiera desplomado en el 2000.

Las obras, que significaron una inversión total de 158.076.540 pesos, incluyeron, además, de la remodelación de la basílica, la restauración del Descanso del Peregrino y la limpieza de la fachada principal y de las torres de la histórica catedral.

El arzobispo Radrizzani destacó las obras de refacción que se realizaron en la Basílica, que “le devolvieron el resplandor” que tenía en 1930, cuando la virgen fue declarada patrona de Argentina, y citó las palabras de Jorge Bergoglio cuando fue ungido Papa Francisco, pidiendo que los argentinos caminen juntos, se cuiden unos a otros y “no se saquen el cuero”.

Acompañaron a Cristina Fernández en el oficio religioso celebrado por Radrizzani, el vicepresidente Amado Boudou, el presidente provisional del Senado, Gerardo Zamora, el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, el gobernador Daniel Scioli, y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

Asistieron los ministros del Interior, Florencio Randazzo; de Defensa, Agustín Rossi; de Cultura, Teresa Parodi; de Planificación, Julio de Vido; de Economía, Axel Kicillof; de Educación, Alberto Sileoni; de Relaciones Exteriores, Hector Timerman; de Desarrollo Social, Alicia Kirchner; de Seguridad, María Cecilia Rodríguez; los secretarios de Legal y Técnica, Carlos Zannini, de Seguridad, Sergio Berni, y de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, además del titular de la Agencia Federal de Ingeligencia, Oscar Parrilli,

También concurrieron el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, el vicegobernador Gabriel Mariotto; los diputados Andrés Larroque, Horacio Pietragalla, Carlos Kunkel, Graciela Gianettassio, y Roberto Feletti, el dirigente Luis D’Elía, el actor Gerardo Romano, y representantes de diferentes cleros religiosos y de organizaciones de Derechos Humanos.