Cumple diez años el  Programa Patios Abiertos

LA PLATA-  20 mil chicos y 2 mil docentes festejan los diez años del Programa Patios Abiertos de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, que funciona los días sábados en sedes escolares. El objetivo es generar un espacio de inclusión mediante propuestas pedagógicas, artísticas, deportivas, recreativas, para chicos de 5 a 21 años, en situación de vulnerabilidad social, económica y educativa, que se encuentran dentro o fuera del sistema escolar, ya que es un espacio abierto a la comunidad.

Las cifras son el reflejo de los resultados y estos muestran que en el último año se registró un 1% de reinserción, es decir, casi 200 chicos volvieron a la escuela mediante este Programa. La experiencia ha sido de tal importancia que la directora general de Cultura y Educación, Nora De Lucia, fue invitada por la UNESCO a participar del Congreso de Educación que se realizará en Brasil en diciembre, para contar los alcances de esta iniciativa. Estará acompañada por la directora de Políticas Socioeducativas, Andrea  Duré, área de la que depende el programa.

Las celebraciones que comenzaron en octubre, se extenderán hasta la tercera semana de diciembre, con los Interpatios organizados por los 42 asistentes técnicos regionales. En estas jornadas se realizan actividades conjuntas con otras sedes con la finalidad de llevar a cabo intercambio de experiencias que incluyen torneos deportivos y hasta talleres de cocina.

Se trata de un programa de inserción destinado a que concurran los chicos de la propia escuela, de otras, o los que aún no están escolarizados, con quienes se trabaja para su reinserción. Esta contención que se brinda a chicos y chicas hace que no se interrumpa en vacaciones sino que se prolonga durante los meses de receso invernal y de verano.

El programa Patios Abiertos comenzó a instancias de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en el año 2004. Se inició como un proyecto deportivo y de apoyo escolar, con 50 sedes a las que asistían 500 chicos y chicas. La evolución fue tan grande que hoy se contabilizan casi 400 sedes funcionando en escuelas de toda la Provincia,  a las que concurren 20 mil chicos y chicas que disfrutan de las distintas propuestas.

Dichas sedes están estratégicamente ubicadas de acuerdo a las zonas que presentan más dificultades según el índice de necesidades básicas insatisfechas (NBI), el tipo de agrupación geográfica: asentamiento, villa; o los datos de violencia, para poder dar respuesta y oportunidades a la gente en condiciones de mayor vulnerabilidad. A veces, las sedes están en lugares donde no hay otras  ofertas recreativas  gratuitas. El objetivo es siempre sostener a los chicos en el sistema e incluir a quienes no lo están.

“Las escuelas están abiertas los días sábados e incluso algunas los domingos con un coordinador y los distintos docentes que tienen a cargo los talleres y observamos mucha relación con las familias, los clubes barriales, las ONGs. Suelen organizarse interpatios o actividades que juntan dos establecimientos que organizan jornadas, muestras, donde participan mucho las familias”, señala Adriana Jáuregui, coordinadora del Programa Patios Abiertos.

Jáuregui expresa que “la evolución del programa se observa en el resultado. Vemos que los chicos toman la escuela donde funciona el patio abierto con un sentido de pertenencia, incluso muestran una relación de mayor confianza con el docente, no sienten que tengan que rendir prueba; forman grupos de amigos, de deportes”.

La importancia asignada a este programa también quedó expuesta en la capacitación brindada a los coordinadores de los Patios en todas las regiones, para que puedan vincular cada actividad, sea educación física, artes plásticas, u otras, con el Proyecto Educativo Institucional (PEI) de la escuela.

En los Patios Abiertos, habilitados con un coordinador,  al menos dos docentes con dos propuestas de talleres y un auxiliar, se han generado un sinnúmero de proyectos que abarcan una amplia gama que van desde talleres de radio; de canotaje en Berisso y Necochea; de softball en La Plata, que posibilitó que una alumna participara de las olimpíadas en la especialidad;  hasta cine, taller en el que los alumnos filmaron una película que difundió Canal Encuentro sobre la vida de Belgrano.

La experiencia ha resultado de tal atractivo para los alumnos que al CEF N° 32 de Ayacucho, donde funciona un Patio Abierto, van 240 chicos cada sábado, casi la misma matrícula que tiene la escuela.