“La Jaula de Oro” la gran premiada en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

MAR DEL PLATA- La coproducción mexicano-española “La jaula de oro”, del español Diego Quemada-Diez ganó el Astor de Oro a la Mejor Película y el Premio del Público de la Competencia Internacional del 28vo. Festival de Cine de Mar del Plata, donde extrañamente el cine argentino no obtuvo ningún galardón oficial.
El premio mayor del festival fue entregado al productor del filme (el director no pudo viajar a Mar del Plata) por el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, quien estuvo acompañado por la presidenta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Liliana Mazure, y compartió con el público los saludos enviados especialmente por la presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.
Asistente de cámara de Ken Loach y operador de Fernando Meirelles, Oliver Stone y Alejandro González Iñárritu, entre otros realizadores, Quemada-Diez sigue -con estilo semi documental- a tres adolescentes de los barrios bajos de Guatemala que viajan a Estados Unidos en busca de un futuro mejor, pero al igual que miles de inmigrantes sufren una experiencia traumática.
Filmada durante 8 años, esta película sobre el contexto general de la inmigración ilegal en los Estados Unidos, y sobre el sufrimiento de los que intentan traspasar sus fronteras, obtuvo además los premios a la Mejor Película que entregan la Asociación de Cronistas Cinematográfico de la Argentina, la Asociación de Directores de Fotografía (ADF) y SIGNIS.
Los jurados de la Competencia Internacional decidieron entregar el Astor de Plata al Mejor Director y el Astor de Plata al Mejor Guión al venezolana Mariana Rondón por “Pelo Malo”, que sigue los pasos de Junior, un niño de nueve años que tiene una obsesión: alisarse el pelo, aplastar esa melena ensortijada, en un contexto de hostilidad y crisis social.
En la Competencia Argentina, la gran ganadora fue “La utilidad de un revistero”, de Adriano Salgado, una comedia agridulce muy particular filmada con un único plano secuencia de dos horas, que obtuvo el premio a la Mejor Película y el premio DAC (Directores Argentinos Cinematográficos) al Mejor Director Argentino en competencia.
En tanto, en la misma competencia, el premio al Mejor Director de largometraje argentino fue para Ada Frontini por “Escuela de sordos” y el premio al Mejor Cortometraje Argentino fue para “Espacio personal”, de Natural Arpajou, quien aborda la sensible historia de dos hermanos protagonizados por Mónica Lairana y Alberto Rojas Apel.
El premio al Mejor Director de Cortometraje Argentino fue para Mariano Luque por su trabajo “Sociales”, y el Premio Work in Progress al Mejor Proyecto fue para “El Patrón”, opera prima de ficción del documentalista Sebastián Schindel, acerca de un caso de abuso y esclavitud laboral en el mundo de las carnicerías.
Los premios fueron anunciados durante la ceremonia de clausura del festival, que se llevó a cabo en la sala Astor Piazzolla del Teatro Auditorium de esta ciudad, con una introducción de la actriz y cantante Virginia Innocenti, la presencia de autoridades y funcionarios, además de cineastas, productores y actores nacionales e internacionales, entre los que figuraban el estadounidense John Landis y el coreano Bong Joon-Ho.
Entre los presentes estaban Gustavo Garzón, Jean Pierre Noher, Erica Rivas, Inés de Oliveira César, Gaspar Scheuer, Juan Bautista Stagnaro, Iván Fund, Adriano Salgado, María Canale, Alberto Rojas Apel, Soledad Villamil y Eduardo Milewicz entre muchísimos otros actores y directores.
Luego de entregar el Astor de Oro, el vicepresidente Boudou compartió los saludos que la presidente Cristina Fernández de Kirchner envió a los realizadores y al público de Mar del Plata y destacó la importancia que tuvo el hecho de que “hace algunos años en este mismo escenario Latinoamérica le dijo no al ALCA y así elegimos nuestra propia identidad cultural”.
Boudou destacó que “Mar del Plata es el único Festival Clase A en Latinoamérica sostenido por la fuerza de las políticas públicas” y abogó para que “el festival sigua siempre, para que la cultura sigua siempre y para que el cine siga siempre”.
Por su parte, Liliana Mazure, afirmó: “Este es mi último festival como presidenta del Incaa. En estos 6 años hemos producido este festival sosteniendo al mismo director, algo muy importante porque mantuvo un perfil muy claro. Es muy importante entender que el festival es una construcción colectiva de los programadores, artistas y público”.
La funcionaria agradeció especialmente la labor de Fernando Spiner, el productor general del festival, quien -según dijo- “se jugó y tomó las riendas de la producción de esta 28va. edición y por suerte todo salió muy bien”.
En el mismo evento, el premio Astor de Plata a la Mejor Actriz fue para la española Marian Álvarez por su papel en “La Herida”, el Astor de Plata al Mejor Actor fue para Vincent Macaigne por su actuación en “La Bataille de Solférino”, y el Astor de Plata-Premio Especial del Jurado fue para “Little Feet”, de Alexandre Rockwell.
En la Competencia Latinoamericana el premio al Mejor Largometraje fue para “Los Insólitos Peces Gato”, de la mexicana Claudia Sainte­Luce, mientras que el premio al Mejor Cortometraje Latinoamericano recayó en el filme peruano “Nadie Especial”, de Juan Alejandro Ramírez.
Entre los galardones paralelos se destacan el Premio FIPRESCI al Mejor Largometraje de la Competencia Latinoamericana para la mexicana “Penumbra”, de Eduardo Villanueva, el Premio Mejor Película de la Sección Panorama Argentino para “El Crítico”, de Hernán Guerschuny, y el Premio MOVIECITY a la Mejor Película Argentina en Competencia para “Choele”, de Juan Sasiaín.
Además, el Premio ARGENTORES al Mejor Guión Argentino fue para José Campusano por “Fantasmas de la Ruta”, que también obtuvo una mención especial de SIGNIS, mientras que el Premio del Sindicato de la Industria Cinematográfica (Sica) fue para la coproducción argentino-chilena “El Vals de los Inútiles”, de Edison Cajas.
Por último, el Premio a la Mejor Película de la sección Banda de Sonido Original para “El Blues de los Plomos”, de Gabriel Patrono y Paulo Soria.