Comienza la autopsia sobre los restos hallados en el marco de la búsqueda de Facundo Astudillo

La autopsia sobre el cuerpo hallado el 15 de agosto pasado en la localidad bonaerense de General Daniel Cerri en el marco de la búsqueda de Facundo Astudillo Castro comenzó hoy a las 9 en la sede del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), ex ESMA, situada en el barrio porteño de Nuñez.

Ayer, los abogados que representan a Cristina Castro, la madre del joven de 22 años desaparecido desde el 30 de abril, aseguraron que el peritaje comparativo del ADN de los restos hallados con el de los padres de Facundo se realizarán en un laboratorio de la provincia de Córdoba, y que esperan obtener el resultado el 5 de septiembre próximo.

Para la diligencia fueron designados distintos peritos, entre ellos expertos en diversas disciplinas como antropología, médico forense, arqueología y radiología, entre otros.

La jueza federal de Bahía Blanca, Martía Gabriela Marrón, dio a conocer oficialmente una nómina de 15 especialistas, y aseguró que la madre de Facundo no podrá estar presente en la sala de autopsia, sino que se le brindará un espacio especial para que pueda ser informada a la mayor brevedad posible de los pasos que se fueron llevando a cabo.

Por parte del EAAF participarán su director, Luis Fondebrider (antropólogo forense); Analía Simonetto (antropóloga forense, coordinadora del Laboratorio de Antropología Forense); Mercedes Salado Puerto (antropóloga forense, coordinadora de Identificación); Luis Bosio (médico forense); y Gala Maruscak (fotógrafa pericial).

En cuanto al Cuerpo Médico Forense (CMF), intervendrán Roberto Cohen (médico forense); Alejandro Rullan Corna (médico forense); Marta Maldonado (odontóloga forense); Jorge Pereyra (radiólogo forense), y Mariana Selva (antropóloga forense).

Por parte del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) participará Nora Maidana (análisis de Diatomeas), mientras que por la Universidad del Centro (Unicen) lo harán María Amelia Gutiérrez (Tafonomía), María Clara Álvarez (arqueóloga) y Cristian Ariel Kaufmann (Ciencias Naturales).

Asimismo, Virginia Créimer, especialista consultora en Medicina Legal, fue designada como perito de parte.

La autopsia y el proceso de identificación de los restos serán filmados y fotografiados para que quede un registro y que pueda ser consultado nuevamente así es requerido por la Justicia.

Declaraciones de Leandro Aparicio

El querellante Leandro Aparicio, quien representa a Cristina Castro, madre de Facundo Astudillo Castro, reiteró  que «es imposible» y que «desafía todas las leyes de la lógica y de la racionalidad» que «alguien pueda accidentarse y terminar allí», en el lugar donde se encontró el cuerpo esqueletizado que comenzó hoy a ser analizado por expertos forenses.

«No puede ser que esté un esqueleto descarnado con una zapatilla de Facundo intacta, eso no resiste el menor análisis lógico. Por otro lado, donde está plantado ese esqueleto termina una huella de camioneta en un camino que es intransitable», enfatizó el letrado en diálogo con radio La Red.

«Es imposible que alguien se pueda accidentar y termine en el lugar donde terminó, desafía todas las leyes de la lógica y de la racionalidad», añadió Aparicio.

El querellante consideró que todas estas apreciaciones forman parte de lo que considera «un protocolo de encubrimiento propio de la policía de la provincia de Buenos Aires», que «funciona plantando pistas faltas, siguiendo a perejiles, inventando testimonios y sembrando confusión».

«Facundo no se puede defender, no está, los que siguen este plan de encubrimiento quieren ensuciarlo y no lo podemos permitir», concluyó.

Reunión de Cristina con Alberto Fernández

Castro y los letrados calificaron como positiva la reunión con Alberto Fernández, de la que también participó la ministra Frederic, y reiteraron sus denuncias sobre las irregularidades del caso.

«Lo miré a los ojos y me ha dejado conforme. El señor Presidente ha sido muy amable y muy sincero, pero eso no quiere decir que vaya a dejar de exigir respuestas». Más de dos horas estuvo Cristina Castro, la madre de Facundo, en la residencia de Olivos con Alberto Fernández. Por iniciativa del propio Presidente tuvieron primero una reunión privada, y luego al encuentro se sumaron la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, y los abogados de la madre de Facundo, Leandro Aparicio y Luciano Peretto. «El Presidente se ha comprometido desde lo institucional en la búsqueda de la verdad, ha puesto a disposición todas las garantías que nuestra querella pidió para que la investigación se de en un marco de transparencia, independencia y celeridad. Estamos conformes con el acompañamiento que representan los mecanismos que dispuso, acordes a los imperativos que se piden al Estado argentino en esta causa a nivel internacional, y que para nosotros son esenciales para llegar a la verdad», sintetizó Peretto durante la conferencia de prensa posterior, organizada por Amnistía Internacional Argentina.

 

«Fue una buena reunión de trabajo, hablamos muchas cosas en blanco y en limpio», describió Cristina. Respecto de la autopsia que se está realizando  en el laboratorio del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), Peretto anticipó que para la aplicación del protocolo de Minnesota –utilizado en los casos de las muertes en custodia de fuerzas policiales o de seguridad–, entregaron a su perito forense Virginia Creimer todos los cuerpos de la causa que dan contexto a los hechos.

En el lugar –ubicado dentro del predio de la ex Esma– hay una sala para los familiares, donde esperará la madre de Facundo y donde seguramente se cruzará con la jueza de la causa, María Gabriela Marrón. El material genético será extraído de los restos óseos que aparecieron en el canal Cola de Ballena, en Villarino Viejo hace ocho días, e irá a la sede cordobesa del EAAF, donde ya están los datos de los padres del joven. Los abogados estimaron que el 5 de septiembre se podría saber la identidad del cuerpo.

Conferencia de prensa.

«Sin palabras», dijo Cristina cuando le preguntaron su opinión sobre el fiscal federal Santiago Ulpiano Martínez, a quien recusaron dos veces. «El Poder Judicial es desastrozo, miran para otro lado por amiguismo con la policía, dejan hacer», acotó. «Más allá de lo que diga la señora jueza, no hay mejor defensor de la policía bonaerense que el fiscal Martínez, evaluaremos los pasos a seguir con todos los elementos irregulares que estamos recogiendo sobre la policía descontrolada en medio de la pandemia, y lo vamos a denunciar también penalmente», dijo Peretto.

«El fiscal no fue a ningún procedimiento, no dialoga ni respeta a la víctima, no avisa cuando pide detenciones, no participó de las testimoniales, el Estado debe cambiar esta situación, la Procuración de la Nación debe escuchar a Cristina para terminar con este funcionario nefasto que no quiere llegar a la verdad», acusó el letrado de la querella particular.

En ese momento tomó la palabra Aparicio para recordar que «no es la primera vez que suceden casos así, Katherine Moscoso estuvo desaparecida una semana en un caso donde está implicado el poder político de Monte Hermoso, fueron 300 policías a ayudar a los políticos y a los narcos a desviar la investigación, amenazaron a testigos, incendiaron medio pueblo, y culparon a una amiga discapacitada. Tardamos cuatro años en poder ver la causa y lo logramos porque el tío se vino caminando hasta la Rosada». A criterio del abogado, «el poder judicial bonaerense, la fiscalía de Bahía Blanca y algunos comisarios están corrompidos hasta la médula, así en algún momento la policía ayuda a los políticos con sus crímenes y ahora se dió una devolución de favores».

 

Testigo con custodia

Peretto ponderó la intervención de la querella de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) que presentó un habeas corpus preventivo para la protección de Marcelo González, el hermano de la ex novia de Facundo, quien denunció haber sido torturado por policías bonaerenses para inculparse, y luego fue hostigado y perseguido. «La jueza proveyó custodia, reconoció las circunstancias intimidatorias que está sufriendo esta persona, que tuvo que dejar su casa, su trabajo y su familia para irse a un lugar seguro, porque está siendo víctima de acoso policial», dijo el letrado. En su visión, este episodio «pone en evidencia la desesperación de la Bonaerense para inculpar a alguien y hacerlo partícipe de manera forzada, un hecho que gracias a Dios pudo salir a la luz».

Una sola zapatilla

La foto que muestra a Facundo al lado de un patrullero en Mayor Buratovich a las 10 hs. del 30 de abril «confirma que fue un procedimiento apartado del protocolo presidencial sobre la cuarentena. Es simbólica de la violencia comprobada en el expediente, y será sometida a nuevo peritaje para observar lo que nos planteó Cristina, ciertos signos de violencia en su ropa», dijeron los abogados Peretto y Aparicio.

La mamá de Facundo sostuvo en la entrevista con este diario que allí puede verse que le falta la zapatilla izquierda, que está esposado y que sus ropas indican que fue revolcado. «A Cristina le dijeron que no existía esta imagen y apareció en (el medio local) La Brújula con el objetivo de confundir, para que se piense que esa fue la última vez que se vio a Facundo con vida, y en realidad es la última foto de Facundo, sabemos que fue visto cinco horas y media después a cinco kilómetros de ese lugar», destacó Aparicio.

La Bonaerense

«El gobernador me ha llamado varias veces, me gustaría hablar con él, creo que su ministro (de Seguridad) está tratando de ensuciarlo poniendo en su boca cosas que nunca dijo. Axel Kicillof debería abrir los ojos para fijarse lo que está diciendo», dijo Cristina Castro sobre el mandatario bonaerense. En ese momento una periodista quiso saber cuál habría sido el móvil para desaparecer a Facundo. «Lo reconoció el propio Sergio Berni cuando admitió que esto sucedió en el peor momento de la pandemia y cuando mayores potestades se dieron a la policía. Hay que hacerse cargo de esa situación de descontrol de uniformados en territorio bonaerense. En ese contexto a Facundo justo le tocaron los policías más piolas, que no le tocaron un pelo, se ofrecían llevarlo en su vehículo particular y lo dejaron seguir viaje», contestó Peretto con ironía. «No cabe duda que es un caso de violencia institucional, hubo un incremento en cada contacto policial que Facundo tuvo ese día para forzar su retorno a Luro, y de alguna manera se salió de las manos, la desaparición vino a ocular ese hecho», aseguró.

En relación a las pruebas contra los policías, Aparicio expresó que «hay pericias técnicas sobre los teléfonos que no están completas, no estamos conformes con lo realizado por la Policía Federal, siguiendo con los lineamientos de la Procuvin (Procuraduría contra la Violencia Institucional) creemos que hay que hacer un peritaje integral. Hay mensajes borrados, una aplicación de WhatsApp desinstalada, aún así evidencian contradicciones en un contexto más amplio que es el protocolo de encubrimiento totalmente acreditado en el expediente en base a pruebas testimoniales y objetivas».

El abogado manifestó que tomaron conocimiento de «una especie de carta blanca que tenía la policía para comunicar o no a la jueza federal si detenían o no a tal o cual persona, tenemos pruebas de que esto fue delegado en la policía bonaerense por una cuestión de comodidad de trabajo». El letrado, que intervino en el caso por la desaparición de Daniel Solano, dijo que «aún si le creyéramos a los policías, es irregular que lo hayan dejado seguir, que lo hayan levantado haciendo dedo, que lo lleven a Origone y que desde Médanos les digan que lo dejen seguir». Por otro lado, «los teléfonos fueron secuestrados cuando vino el ministro Berni a Bahía Blanca, aunque él dice que los entregaron voluntariamente».

Tres testigos, tres pescadores

«Queremos aclarar que la denuncia fue presentada por Cristina por desaparición forzada, la fiscalía estuvo de acuerdo, la jueza Calcinelli entendió que los testimonios de personas que decían que Facundo había sido subido a un móvil policial entre las 3 y media y cuatro de la tarde, situación todavía negada por la policía de la provincia de Buenos Aires y por el ministro de Seguridad, abrían la vía del fuero federal», apuntó Aparicio.

«Lo que no queda claro es por qué el señor Berni dice lo que dice e involucra al gobernador», agregó, en referencia a los dichos del funcionario sobre la presunta intervención de Kicillof en el pase al fuero federal. Sobre los inicios del caso, Aparicio enfatizó que los testigos llamaron a la comisaría el 19 de junio y les dijeron que el chico estaba con la novia en Bahía Blanca, de modo que ellos se comunicaron con Cristina, y de ahí en más fueron a declarar ante fiscalía federal.

«Quiero explicar a todo el mundo que esos testigos sí pasaron ese día por la ruta, así consta en el informe de tránsito que los toma volviendo desde Bahía Blanca, pero aportaron desde la municipalidad de Villarino un segundo informe trucho donde no están. Por eso denunciamos al intendente, porque así dieron pie a las declaraciones del periodista Sasso que repite el señor Berni para invalidar a nuestros testigos», indicó el letrado.

Consultados sobre los pescadores que dieron aviso del hallazgo del cuerpo esqueletizado en Villarino Viejo, Peretto respondió que «es una situación que aún no ha quedado aclarada en el marco de la causa, hay un pescador que, muy atemorizado, acudió a la Policía Federal, pero de manera informal tomamos conocimiento de otros dos pescadores que podrían haber visto el cuerpo y acudieron a una comisaría de la provincia de Buenos Aires. Va de la mano del testigo que apareció de manera voluntaria ante esta querella y pide garantías para testimoniar, algo que este fiscal que interviene no puede dar».

Se refirió así al trabajador del Puerto de Ingeniero White que el 11 de agosto al anochecer vio luces en el lugar donde cuatro días más tarde avistaron los restos óseos que podrían ser de Facundo. «En la costa de Cola de Ballena fue algo muy llamativo, es un lugar hostil, en invierno, de noche y en cuarentena», describió.

El accidente

«No hay ningún elemento de prueba en la causa para sostener lo que dice el ministerio de Seguridad bonaerense sobre un posible accidente de Facundo. El único ánimo que tiene esa hipótesis es tratar de derrumbar la hipótesis mayoritaria, en palabras del juzgado que ha definido el fuero, es la única sustentable en prueba hasta la fecha, pero hacen muchísimos esfuerzos para ubicar esa idea del accidente», contestó Peretto sobre el enfoque que también suscribe la fiscalía de Martínez.

«En cambio, sí hay muchas evidencias de quienes operan para que esto se archive como un accidente, los teléfonos y los silencios hablan más que las palabras, no los van a dejar dormir. Las actitudes que tomaron, la sandía en el calabozo de Origone, las ubicaciones de los patrulleros, la falta de registro de las comunicaciones de Motorola que milagrosamente se han borrado, las contradicciones del personal policial, los testigos falaces que trataron de desviar la investigación hacia Bahía Blanca, y la aparición dudosa de un cuerpo como una herramienta desesperada para fortalecer esa hipótesis que se cae por falta de pruebas», enumeró. Para su colega, «el plan de encubrimiento se hizo de manera torpe, porque el esqueleto descarnado estaba al lado de una huella de 4×4, con una zapatilla nueva que dudamos si fue una torpeza más o un mensaje que nos interpela a todos».

Con ayuda de un mapa, Aparicio mostró durante la conferencia de prensa virtual la distancia entre el sitio donde apareció el cuerpo y el lugar del presunto accidente, en las vías que corren paralelas a la ruta 3 en casi todo su trayecto. «Son cuatro horas caminando, es imposible que desde Origone haya aparecido esa zapatilla intacta en el cangrejal. Hay testigos que dijeron que vieron a Facundo tirado en la ruta nacional, el fiscal no hace el peritaje del hallazgo de la sandía y está buscando peritos que le digan que los perros no sirven. Les falta decir que la puso Cristina, pero lo dice el periodista Sasso», dijo con su habitual tono vehemente.

«La testigo H (N.d.R en el expediente E.R) es una parte del plan de encubrimiento, fue utilizada para tratar de desviar la investigación. No puede precisar que haya sido Facundo, ni que haya sido el 30, habla de fines de abril, no queda claro dónde dice que lo levanta. Creemos que fue colocada otra persona que no es Facundo para desvirtuar el caso y sostener la coartada que repite Berni», dijo Peretto.

«La policía bonaerense estaba desafectada desde el 6 de junio, pero aún así esta persona ingresa al expediente porque dos policías bonaerenses hacen un informe sobre ella, casualmente son (Gabriel) Sosa, el de la foto, y (Siomara) Flores, la que dice que lo levanta en la ruta, es decir la metieron por la ventana, y el policía federal que recibió el dato dijo que no tenía ni idea quiénes eran Sosa y Flores, que él sólo buscaba gente», graficó Aparicio.

Suicidados en comisarías

Sin perder la calma, la madre de Facundo escuchó que le preguntaban sobre los dichos de Sergio Berni, quien declaró que la causa por desaparición forzada de su hijo era «un gran show para imputar gente inocente». «Así como me trata a mí, está tratando a cientos de padres cuyos hijos ingresaron a una comisaría y aparecieron suicidados por la policía. Son muchísimos los casos. El hace show en lugar de hablar con las familias», contestó.

«Me tocaron un hijo y me di cuenta de cuántos chicos desaparecidos hay. El señor Berni está enojado en su rol masculino de que alguien como yo le haga frente. No tenemos que tener miedo, esto no tendría que haber pasado, no debe pasar nunca más. Un hijo es el alma de las mamás, hay que escuchar a las mamás de los desaparecidos, de los pibes que aparecen suicidados en las comisarías. Nuestros hijos tienen que poder circular, tiene que haber un cambio. Nunca más Facundos, ni chicos ahorcados, desaparecidos, suicidados en comisarías. El nunca más tiene que ser realmente nunca más», cerró Cristina.

Dichos de Virginia Creimer

La médica forense Virginia Creimer, convocada por la madre de Facundo Astudillo Castro para participar de la autopsia que se realiza hoy al cuerpo esqueletizado hallado en proximidades de la localidad bonaerense de General Daniel Cerri, dijo hoy que no se emplearon los «procedimientos básicos y elementales en el orden ni con los protocolos» al momento de levantar los restos y pidió que no se «obstruya» su tarea en la causa.

«Esperemos que se empiece a trabajar bien porque lo que se hizo fue un levantamiento de lo que podría ser evidencia, incluyendo la zapatilla, que no nos consta que haya tenido cadena de custodia», dijo esta mañana Creimer a radio Provincia.

«Esto es muy importante y grave, porque todas las investigaciones científicas tienen protocolo estrictos, no por un capricho, sino porque este orden es necesario para acercarse a la Justicia», agregó.

Para la perito de parte, «primero debió haberse hecho el registro del lugar del hecho a través de peritos en criminalística, cosa que no ocurrió, y luego debió haberse levantado el cuerpo, hacerse la recolección de evidencias todo en el mismo momento y nunca debió haberse enviado la muestra a una fuerza de seguridad para que las analice».

Creimer insistió en que hay pasos que respetar: «Cuando se llega a la escena del crimen se tiene que hacer no un rastrillaje, sino casi una autopsia del lugar del hecho, metódica, sistemática, con diversas técnicas y en detalle, es una disciplina importante dentro de la investigación criminal, y todo esto se obvió».

Dijo al respecto que entre las cosas que se «obviaron» están las huellas: «Las huellas de los neumáticos no fueron levantadas y levantarlas hubiera permitido poder hacer un match con el vehículo que se haya acercado a ese lugar», aseveró.

La experta explicó además que «no son procedimientos complejos, sino los más básicos de la criminalística» y que será la Justicia la que determinará responsabilidades y el por qué «la persona que tiene que dirigir la investigación no tuvo en cuenta el accionar protocolizado de los equipos periciales que debieron haber actuado».

«Yo como científica puedo decir que las cosas no se hicieron en el orden ni con los protocolos que se realizan no solo nacional sino internacionalmente», expresó.

Sobre su participación en la diligencia de hoy en la sede del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), en el barrio porteño de Núñez, dijo que «incluye una actuación como perito de parte y participante activa durante la operación de autopsia».

«Hoy estoy llegando con más incertidumbre que certezas porque hay cosas básicas que están mal hechas y cada cosa básica mal hecha desencadena una bola de nieve que complica el análisis científico», concluyó.

Declaraciones de Berni

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aseguró que en el expediente judicial no hay pruebas de que Facundo Astudillo Castro haya sido víctima de una «desaparición forzada» y cuestionó al abogado Leandro Aparicio, uno de los representantes de la madre del joven desaparecido, de quien cree que terminará siendo «procesado por interferir con la Justicia».

«Yo creo que el abogado va a terminar siendo procesado por interferir con la justicia, porque el abogado dice una cosa acá pero en el expediente judicial no dice exactamente lo mismo», aseguró el funcionario provincial en una entrevista con el canal América.

Berni recordó que el letrado había pedido la detención de cuatro efectivos de la policía bonaerense porque tenía «elementos más que suficientes para determinar que había responsabilidad» de la fuerza de seguridad, pero la jueza federal de Bahía Blanca María Gabriela Marrón «se lo rechazó porque no había nada».

«¿Qué hace un abogado cuando le rechazan una resolución? Apela. Pero el abogado se para frente a las cámaras, dice lo que dice, pero después no lo acompaña con definiciones judiciales», sostuvo el ministro, quien agregó: «Que pida la detención porque tiene pruebas suficientes, que la jueza se lo deniegue y que no apele, es parecido a un abandono de persona en un hospital».

Según Berni, «en esta investigación de la Justicia Federal lo más importante fue encontrar a la persona que el policía había relatado que por el espejito de su vehículo vio cómo (Facundo) se subía a ese auto que parecía una Oroch y terminó siendo una Honda».

«Esa Honda tarda exactamente 17 o 20 minutos en llegar al puesto Fitosanitario, está registrado el pasaje y cuando la Justicia va a pedirle declaración la mujer, (ésta) dice que no, cosa que me parece totalmente repudiable porque sabiendo que estaba siendo condenada mediáticamente un montón de gente que era inocente, esta señora se negaba a declarar», explicó

El funcionario añadió la mujer «casi que fue compulsivamente llevada a declarar y tal es así que declaró bajo identidad reservada» y señaló que ese testimonio fue «en espejo de lo que relató el mismo policía».

«Esta descripción la hago con todo el dolor en el corazón de lo que es una madre que pierde a su hijo, entiendo a esa madre pero no entiendo al abogado que no busca la verdad», concluyó.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA