Entregan certificados a 600 cuidadores domiciliarios

LA PLATA- Más de 600 personas recibieron los certificados del “Curso de Cuidadores Domiciliarios de Adultos Mayores”, organizado por la Cátedra de Psicología de Tercera Edad y Vejez de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires y la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia.

Es que hace poco más de un año, el Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) y el ministerio de Desarrollo Social de la Nación firmaron un convenio para cooperar mutuamente en la atención de los adultos mayores.

El titular de IOMA, Antonio La Scaleia, agradeció públicamente a la ministra Alicia Kirchner por “este emprendimiento nacional y hacernos partícipes de las políticas públicas socio sanitarias” y felicitó a los flamantes egresados por sumarse a “una hermosa y comprometida tarea hacia adelante”.

“Los primeros momentos son siempre especiales y quedan grabados para toda la vida, pero lo más importante es recordar el motivo que los llevó a sumarse a estas políticas públicas», dijo y agregó que «aquellos que entendieron la formación más allá del trabajo adquieren una responsabilidad social en una franja muy vulnerable de la población”.

Resaltó que “la salud es inclusión y escuchar al otro es responder a su derecho” de equidad, igualdad y dignidad, en contraposición del concepto que sostiene que la salud “es responsabilidad de los médicos”.

También anunció el proyecto de hacer más abarcativo al programa, extendiendo el concepto de los “cuidadores domiciliarios a los pacientes terminales que están en nuestro Programa Cuidarte”.

“Nunca se olviden del compromiso con el otro y de regalar una sonrisa y una caricia, porque eso también cura”, les aconsejó La Scaleia, explicando que a la luz de este mismo espíritu IOMA lanzará un área para adultos mayores, con un abordaje multidisciplinario que no descuide la prevención y promoción de la salud.

“Nadie quiere estar en un geriátrico. El adulto mayor tiene que estar en su casa, sentir ese olor, ese cuidado, y garantizar su autovalimiento, porque entonces tiene sentido seguir cumpliendo años”, concluyó.