Llega al cine la vida de Maximiliano Kosteki

BUENOS AIRES- La historia de uno de los dos asesinados en la denominada Masacre de Avellaneda, de la que el jueves se cumplirán 12 años, es recuperada en un filme de creación colectiva que combina lo documental y lo ficcional y que ese día llegará a la sala del Gaumont.

En “Maxi Kosteki, constructor de caminos”, se procura trazar un perfil del joven que cayó junto a Darío Santillán a causa de la represión de la Policía Bonaerense a una manifestación de trabajadores desocupados en el Puente Pueyrredón.

“Maxi era un joven como cualquier otro, con inquietudes artísticas y sociales al que la coyuntura lo fue llevando a involucrarse en el Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) de Guernica”, repasó en charla con Télam Julieta Cabrera, una de las integrantes del colectivo que encaró la realización.

El material, de 90 minutos de duración, es un emprendimiento de En Movimiento TV, El Barrio TV y el Movimiento Popular La Dignidad, que el jueves tendrá su premiere formal a las 19.30 en una de las salas del Espacio Incaa sito en Rivadavia 1635, Capital.

La película reunió un grupo de cineastas y productores que, además de Cabrera, integran Elisa Adler, Danila Berger, Leonardo Bianchi, Ximena González, Hernán  Loiacono, Hernán Ouviña, Belén Revollo, Lucía Roux y Matías Sastre.

Puesta a repasar la génesis del filme, Cabrera evocó que “desde una televisora comunitaria que sale desde el barrio de Villa Soldati decidimos encarar un informe a 10 años de los asesinatos de Darío y Maxi”.

“Maxi era un joven como cualquier otro, con inquietudes artísticas y sociales al que la coyuntura lo fue llevando a involucrarse en el Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) de Guernica»

Julieta Cabrera, integrante del colectivo “Al profundizar un poco y seguir investigando -repasó- nos dimos cuenta que mientras el camino de Darío era muy conocido, sobre Maxi no había nada de datos”.

La realizadora añadió que “Maxi era una persona bastante introvertida y, por eso, uno de los motores de la película y pregunta fundamental para su familia y amigos es qué hacía Maxi en el Puente Pueyrredón”.

En relación a utilizar la figura de Joel, un joven de hoy en día para arrimarse a la historia de Kosteki, Cabrera sostuvo que “el hacer un paralelismo entre dos jóvenes a los que les gusta el arte, nos permite ir conectando esas vidas y enganchar a otro montón de jóvenes que no saben qué pasó aquel día”.

Desde la misma perspectiva, la directora resaltó que “los jóvenes siempre tienen inquietudes para insertarse en un sistema que deja a un montón de gente por afuera y es así que van a seguir surgiendo militantes populares en cualquier lado y en muy diferentes circunstancias”.

Para profundizar la intencionalidad de “Maxi Kosteki, constructor de caminos”, apuntó que “tratamos de desplegar una mirada más informativa porque hoy en día la causa judicial, en manos del juez Ariel Lijo, sigue cerrada”.

“Lo que quieren los familiares y amigos de Darío y Maxi es que se haga justicia y que la ley alcance no solo a los policías que los asesinaron sino también a los responsables políticos de esa represión”.

Cabrera reveló que el largometraje llega a su estreno formal porque “algunos de los integrantes que estuvieron en la realización integran la asociación Documentalistas Argentinos (Doca) que logró obtener un espacio dentro de la industria y nos pareció importante poder multiplicar lo que se cuenta en la película más allá de que circule entre un montón de organizaciones y cooperativas”.

Por último y en busca de más buenas razones para llegar a los cines con el filme,  indicó que “es una manera de que los medios comunitarios podamos mostrar lo que sabemos hacer”.

En sintonía con esa sentencia, lamentó que las señales Barrio TV y En Movimiento TV (que se pueden apreciar a través del Canal 5 de Villa Soldati) no tengan todavía ni permiso ni licencia para funcionar, pero enseguida dijo que “no estamos en la ley pero existimos”.