Scioli: «¿Qué político estuvo durante 10 años en el mismo lugar?»

 

BUENOS AIRES-  El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, salió  al cruce de quienes cuestionan su pertenencia al kirchnerismo al enfatizar que viene «bancando los trapos hace diez años» y se diferenció de otros dirigentes que se alejaron de ese espacio político al afirmar que «en las malas no» abandona «el barco».

«Yo no soy ni esclavo ni soy opositor, soy un colaborador, soy una persona con altas responsabilidades institucionales», advirtió el mandatario, quien se definió como «consecuente, no obsecuente».

El mandatario provincial también expresó que «algunos hablan pavadas» sobre su lealtad al kirchnerismo y sentenció: «Yo este proyecto lo voy a defender».

«Yo vengo bancando los trapos hace diez años», enfatizó Scioli cuando le preguntaron sobre las declaraciones de la jefa del bloque de Diputados, Juliana Di Tullio, que había manifestado que el gobernador tendría que «bancar los trapos» porque, según consideró, «no son tiempos de quedarse callado».

El ex vicepresidente también agregó que «la firmeza» la demuestra «con las decisiones» que toma y no «traicionando» ni «dando portazos», aunque reconoció que deberá pagar «costos políticos».

Además, apuntó contra los dirigentes que se alejaron del kirchnerismo al aseverar: «Yo en las malas no abandono el barco, en la mala pongo el hombro. En la mala, en la difícil, es cuando se conoce lo mejor de mí».

En declaraciones a Radio 10 y La Red, Scioli señaló: «No puedo estar tomando las decisiones saltando de una banquina a la otra», tras sus diálogos de último momento con el intendente de Tigre, Sergio Massa, quien finalmente decidió presentarse como candidato a diputado nacional por fuera del Frente para la Victoria en la Provincia.

«Yo no voy a llegar a cualquier precio, pisoteando, traicionando; no construí mi carrera política pegando portazos», advirtió el gobernador, quien apuntó «cuántas veces por decisiones personales se ha puesto en vilo al país».

Sobre las presiones para que rompa con el kirchnerismo, confió: «¿Sabe cuántas veces me han llenado la cabeza?», pero «nunca me dejé tentar por los cantos de sirena ni me aturdí por los profetas de catástrofes».

«Cuando tomo decisiones me inspira el que creo es el camino correcto, que no siempre es el mas fácil, ni el más corto; hay que mirar lejos, más allá de la coyuntura», señaló el ex motonauta.

En relación a las candidaturas, indicó que «yo sigo de cerca la lista que para mí es más importante, que es la lista de la gente» y que «siempre elijo la política de la responsabilidad y como gobernador mi misión es conducir la provincia» antes que especular políticamente.

También ironizó sobre «la larga lista de los supuestos suicidios políticos míos» y ejemplificó: «Decían que me suicidaba (en 2003) cuando decidí acompañar a Néstor (Kirchner) que tenía el 6 por ciento (de intención de voto), y tenía la ciudad de Buenos Aires ganada».

«En todo momento busco ser consecuente, no obsecuente», advirtió Scioli, quien marcó que «no se trata de llegar de cualquier manera; quiero cumplir mis metas, pero no por eso voy a tomar decisiones en base a la oportunidad».

Además, afirmó que «esta es una elección parlamentaria, no ejecutiva» y que pretende quedarse «tranquilo con mi conciencia de que siempre hice todo lo posible por honrar mi responsabilidad».

«Voy a tener mis costos políticos, pero yo quiero que la gente no sufra», reconoció el mandatario, quien expresó que «ponen en duda mi carácter, pero ahí se nota el carácter, en las decisiones difíciles».

Respecto de la posibilidad de romper con el oficialismo a nivel nacional, para buscar un espacio propio de cara a las presidenciales de 2015, sentenció que «este tipo de decisiones, el costo lo paga la gente» más allá de reconocer que «escucho a todos, hablo con todos».

«¿Qué político estuvo durante 10 años en el mismo lugar?», concluyó el gobernador, sobre su permanencia en el espacio K desde 2003, cuando acompañó a Kirchner en las elecciones de ese año.