Proponer terminar con los concursos de belleza en la provincia

BUENOS AIRES- Buscan extender a la provincia de Buenos Aires la ordenanza implementada en el municipio de Chivilcoy.

“Se desarrollan algunas prácticas, acuñadas por la costumbre y poco revisadas, que han demostrado ser poco respetuosas de los derechos de sus participantes y que además tienen origen en posiciones inequitativas, discriminatorias y violentas para las mujeres y niñas”, afirmaron las autoras de la iniciativa.

El proyecto de ley, que ingresó a la Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires, propone eliminar esos certámenes por «ser discriminatorios y violentos» y reemplazarlos por otros donde se reconozcan el conocimiento y los logros profesionales. El objetivo es evitar que la mujer sea valorada sólo por su belleza. La iniciativa fue presentada por las diputadas por el Frente para la Victoria María Alejandra Martínez y Viviana Nocito, quienes intentan trasladar al ámbito de todo el territorio bonaerense una medida similar implementada en el municipio de Chivilcoy.

“Entendemos la relevancia social, económica y cultural que tienen los festejos que se llevan adelante en la mayoría de los distritos de nuestra Provincia. Sin embargo, en el marco de estas fiestas, se desarrollan algunas prácticas, acuñadas por la costumbre y poco revisadas, como los concursos de belleza, que han demostrado ser poco respetuosas de los derechos de sus participantes y que además tienen origen en posiciones inequitativas, discriminatorias y violentas para las mujeres y niñas”, señalaron las legisladoras en el proyecto.

En los fundamentos del proyecto, indicaorn que ese tipo de certámenes “son una expresión cabal de una de las formas de violencia simbólica, que continúan abonando a fortalecer una mirada sexista que impacta sobre las propias personas que son constituidas en objeto de apreciación por su cuerpo, medidas o apariencia personal”.

En el municipio de Chivilcoy una ordenanza prohibió -meses atrás- la realización de concursos de belleza como el de la Reina del distrito, por considerar que esos certámenes “colocan a las mujeres como objetos de exhibición”.