Matan a un hombre en Morón y su familia acusa a agentes de la DDI

Aviso publicitario
banner provincia

MORON- Héctor «Remo» González, de 37 años y padre de cinco hijos, murió ayer a la madrugada en el hospital de Morón. Poco después del mediodía del lunes, el hombre había recibido un balazo de parte de uno de los tres policías de la DDI de Morón que perseguían a tres delincuentes que escapaban en un auto robado.
La policía sostiene que se resistió a la autoridad; los vecinos y familiares de la víctima, en cambio, denunciaron que se trató de un nuevo caso de gatillo fácil.
Todo ocurrió cuando los sospechosos, que viajaban en un Renault Sandero oscuro que había sido robado en La Matanza el 18 de abril, se detuvieron bruscamente a metros del pasillo donde vivía González, en el barrio Presidente Ibáñez.
De acuerdo al relato de los vecinos, González había estado bebiendo cerveza con amigos y se acercó para ver el Sandero cuando de golpe apareció un Peugeot 306 negro del que bajaron tres policías de civil que se toparon con él. La policía, sin embargo, cree que él iba detrás del coche y fue uno de los que minutos atrás había disparado contra ellos.
Con la voz ronca y entrecortada, Cristian, el hermano de Remo, explicó que se encontraba haciendo arreglos en el techo de su casa cuando vio «pasar dos patrulleros furiosos, uno por Burgos y otro por Ramella. Entonces, bajo rápido porque mi nena de diez años estaba en la calle y no sabía qué estaba pasando».
«Cuando llego a la vereda –continuó Cristian– me encuentro a mi hermano bañado en sangre peleando con tres personas que sacaron sus armas y empezaron a darle culatazos sin dejar que se acercara ningún vecino.»
Los tres sujetos que se bajaron del Peugeot eran policías de civil de la DDI de Morón que habían dado el alerta de que estaban siguiendo al auto con pedido de secuestro. «En ningún momento de la paliza se identificaron. Mi hermano se zafa y corre unos metros, le meten una traba mientras los tipos alardeaban moviendo la corredera de las pistolas y martillando», señaló Cristian.
La secuencia termina cuando uno de los policías «hace un paso atrás, destraba el arma, nos apunta a todos y se da vuelta y le dispara un tiro entre la pierna y el estómago. Después, salieron corriendo y se subieron al 306 y huyeron. Pero se olvidaron a uno de ellos. Y ahí la gente se desquitó y casi lo linchan», detalló el hermano de González.
Mientras un grupo de vecinos llevaba a la víctima en un remís al hospital, otros comenzaron a golpear al agente que quedó en soledad en la escena. En circunstancias que se están tratando de establecer, los vecinos luego entregaron un Nextel y el arma reglamentaria del policía en la UFI 3 de Morón, a cargo del caso.