La inseguridad es la mayor preocupación

LA PLATA- Una encuesta de la empresa DEMOGRAPHIA reafirma que la inseguridad está al tope en la lista de preocupaciones de los vecinos de la provincia de Buenos Aires, con el 65,7 por ciento. Creen que la situación es peor que hace 10 años. Medida la imagen de los dirigentes políticos, siete de cada diez bonaerenses tienen una imagen positiva del Daniel Scioli.
La inseguridad encabeza el ranking de problemas que aquejan a la provincia de Buenos Aires, siendo mencionada por dos de cada tres bonaerenses. Las dificultades relacionadas con el mercado laboral ocupan el segundo lugar (19,5%), y siguen en el ranking de preocupaciones la inflación (12,1%) y la educación (10,6%). Más abajo se ubican las menciones a la salud (7,5%).
Para el 96,5 por ciento de la población bonaerense, el nivel actual de delitos es un problema “grave” o “muy grave”. No existe ningún otro tema que genera los mismos índices de preocupación.
La encuesta telefónica fue realizada por la empresa Demographia –ideas y proyectos para la Justicia Social-, a mediados de diciembre de 2012.
El estudio refleja que los vecinos del Gran Buenos Aires perciben que la cantidad de delitos es mayor ahora que una década atrás (ocho de cada diez personas), que el nivel de violencia es mayor en la actualidad (casi el 95% de los entrevistados) y que las tasas de delito en Argentina están entre las más altas de la región (43,3% frente a 16,8% que considera que están entre las más bajas).
Sin embargo todas las estadísticas señalan que los niveles actuales de delito resultan inferiores a los de los años de la crisis 2001/2002, así como se ha reducido notoriamente la tasa de homicidios dolosos y, específicamente, la tasa de homicidios en ocasión de robo, de la misma manera que estos índices se encuentran entre los más bajos de la región.
Otra curiosidad que proyecta el estudio de Demographia es que para una de cada tres personas la prevención y lucha contra el delito es responsabilidad principalmente del gobierno nacional (35,9%), en tanto que para una de cada seis ella recae en los intendentes (16,5%) y para una de cada ocho en el gobierno provincial (13,0%). También una de cada cuatro personas considera que los tres niveles de gobierno son igual de responsables (25,8%).
No deja de resultar llamativa la responsabilidad reclamada al gobierno nacional en la lucha y prevención del delito, cuando desde siempre la atención de esta área ha estado bajo la óptica de las provincias, con creciente participación de los municipios en los últimos años.
Los encuestados dieron una gran variedad de respuestas cuando se los consultó por las posibles soluciones a la inseguridad. La medida más mencionada es mejorar la calidad de la educación, con 17,4%. En segundo lugar se encuentra la generación de trabajo (16,4%). En ambos casos, se trata de medidas tendientes a generar oportunidades, reconociendo el carácter social del problema. En este punto cabe incluir también aquellas medidas que proponen la reducción de la pobreza y la desigualdad (7,3%), la escolarización de todos los chicos (3,7%), y la implementación de políticas de contención social para los jóvenes (3,1%).

Mano dura
El pedido de penas más duras contra los delincuentes (13,4%) ocupa el tercer lugar, pero habría que sumar a los que reclaman mayor rigor en la ley, por ejemplo bajar la edad de imputabilidad (8,8%) o que van más allá y piden pena de muerte (4,1%). Después hay quienes exigen mayor efectividad en el castigo, y piden “meter presos a los delincuentes” o que “no entren por una puerta y salgan por la otra” (11,1%), o simplemente aspiran a que “mejore la justicia” (5,7%).
La mayor presencia policial es mencionada en cuarto lugar (12,6%). Bajo la lógica de fortalecer la prevención se mencionan también el aumento de salarios policiales (3,7%), darle más poder y herramientas a la policía (2,9%), que mejoren su capacitación (1,7 %) y que haya más iluminación (1,8%). Las tan promocionadas cámaras de seguridad no parece ser considerada una herramienta muy eficiente, solo fue mencionada por el 1,6%. Pero, en cambio el 5,8% menciona que se debe terminar con la corrupción policial.

Scioli con el peor problema y la mejor imagen
Pese a que la seguridad es la mayor demanda de la población bonaerense, y la responsabilidad de resolver ese reclamo es, principalmente, del gobierno de la Provincia de Buenos Aires, el gobernador Scioli es el dirigente de mejor imagen.
Siete de cada diez bonaerenses tienen una imagen positiva del Daniel Scioli.
En tanto Cristina Fernández de Kirchner (55,1%) resulta la dirigente “nacional” con mayor imagen positiva de la Provincia, con entre 15 y 20 puntos de distancia respecto a Macri, Binner y Alfonsín.
En la provincia de Buenos Aires, el Intendente de Tigre, Sergio Massa presenta también una altísima imagen positiva (60,6%). Dado que todavía hay una importante proporción de población sin opinión formada sobre su figura (31,5%).
La ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner es evaluada positivamente por el 42,5%, en tanto que las opiniones negativas alcanzan al 32,7%. El jefe de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri presenta una imagen positiva (40,9%) menor a su imagen negativa (52,0).
Solo la mitad de los bonaerenses tienen opinión formada sobre Hermes Binner (proporción que ha aumentado desde el periodo electoral pasado), que presenta buena imagen entre los que lo conocen (33,2% vs. 17,4%).
Moyano, Carrió, Duhalde no superan los 25 puntos de imagen positiva, pero conforman el trío de peor imagen. 65,2 % para Hugo Moyano; 62% para Eduardo Duhalde y 65,2 % para Elisa Carrió.

Otros dirigentes provinciales
Francisco de Narváez muestra una imagen negativa (36,4%) algo mayor a su imagen positiva (34,5%), además de un alto porcentaje sin opinión formada sobre él (29,1%). Ricardo Alfonsín se encuentra en una situación similar, (31,1% de imagen positiva y 36,7% negativa),
Stolbizer, Sabbatella y Mariotto muestran niveles de desconocimiento muy altos (en torno o superiores al 50%), y una imagen positiva levemente superior a la negativa en el caso de Margarita Stolbizer, niveles similares en el de Martín Sabbatella, y mayor imagen negativa que positiva en el caso de Gabriel Mariotto.