La Presidenta entregó documentación al nieto de Estela de Carlotto

BUENOS AIRES- La presidenta Cristina Fernández recibió ayer por la  tarde en la residencia de Olivos a la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y a su nieto Ignacio Guido Montoya Carlotto. Durante la audiencia, la Jefa de Estado entregó al joven recuperado documentación sobre su abuelo paterno y el prontuario policial de su padre, “Puño” Montoya.
Del encuentro entre la Presidenta, Carlotto y su nieto, en la Residencia de Olivos, participó también el secretario de Derechos Humanos, Martín Fresneda.
Al término del encuentro, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, informó que fue citada por la Presidenta junto a su nieto, “para hacerle entrega de los originales del trabajo de su abuelo y de su padre, que les dio la empresa donde trabajaba, donde constan los antecedentes de su trabajo”. Asimismo, destacó que la Jefa de Estado entregó a Ignacio “otra carpeta el prontuario de su papá: es donde se ve el seguimiento que le hacía la dictadura cívico-militar”.
Carlotto comentó que cuando su nieto Ignacio Guido “fue a caleta Olivia, al cumpleaños de su otra abuela, fue a ver el monumento (a su padre) y la gente se asustaba por el parecido con su papá”. “El está abocado a presentarse como músico, esa es su vocación y su necesidad de volcar sus angustias, sus momentos”, remarcó.
Sobre el encuentro con Cristina Fernández, la titular de Abuelas reconoció: “La quiero mucho, la respeto y digo que hay que cuidarla”. Señaló que con la historia del padre de Ignacio, la Mandataria “se emocionó muchísimo, como pobladora del sur, porque conoció a los Montoya y su vida militante transcurrió en esa zona. Aunque yo le recuerdo que ella es platense”.
Asimismo, Carlotto indicó que dialogó con la Presidenta sobre su próxima visita al papa Francisco, junto a toda su familia, el 5 de noviembre en Santa Marta. Consideró que este tipo de encuentros “es muy bueno, porque la Iglesia está cooperando en este momento con nosotros, para ver si la comunidad católica destapa donde fueron a parar muchos de nuestros nietos”. Al respecto, subrayó que “hay nietos que fueron regalados por el Movimiento Familiar Cristiano” y agregó que “monseñor Arancedo está trabajando con nosotros”.
Por su parte, Fresneda aseguró que “la Presidenta hoy ha llevado adelante una política reparatoria, al entregar el historial en la empresa del abuelo de Ignacio Guido, y a su vez un prontuario que demuestra la persecución” que se ejerció sobre su padre. “Es impactante el nivel de profundidad con el que trabajaron los grupos de tareas. Llegaban al punto de conocer el cotidiano de la vida de una persona, desde su infancia hasta el momento de la detención de Puño”, enfatizó.