La presidenta del INCAA hizo un balance de su gestión y apostó a seguir fomentando la industria del cine

BUENOS AIRES- La presidenta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Lucrecia Cardoso, abogó  por la continuidad, a partir de diciembre próximo, de una política de fomento cinematográfica “federal, diversa y democrática, mediante la cual se siga garantizando el acceso plural a la producción audiovisual como una parte importante de un derecho humano que es la comunicación”.

En una entrevista con Télam, en la que hizo un balance de su gestión y adelantó algunos aspectos políticos a ser tratados en el Encuentro de Comunicación Audiovisual (ECA) que se desarrollará dentro del próximo Festival de Mar del Plata, Cardoso señaló que -sea del color político que sea- el próximo gobierno “debe garantizar la continuidad de estas políticas, porque son políticas de Estado y deberían seguir siéndolo”.

El ECA se realiza desde 2011 con el objetivo de generar un ámbito de encuentro para que todos los sectores y actores involucrados en la industria audiovisual argentina puedan debatir las principales conquistas y desafíos que atraviesa el sector, en el marco del proceso de transformación que se desarrolló a partir de la reglamentación y aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

“Mar del Plata viene siendo la sede del ECA desde hace cuatro años, con un perfil muy fuerte vinculado a la presencia latinoamericana y un carácter muy popular, un perfil que queremos seguir profundizando”, afirmó Cardoso en relación a una de las actividades que se realizarán en el marco del Festival de Mar del Plata, que se fundó hace 60 años y celebrará sus 30 ediciones a partir del 30 de octubre próximo.

La presidenta del Incaa adelantó que este año, por primera vez, el certamen marplatense “será la sede del comité ejecutivo de la Federación Internacional de Asociaciones de Productores Cinematográficos (Fiapf), lo que tiene una vital importancia y marca un aspecto de una política cinematográfica activa que busca devolverle al festival su jerarquía y entidad internacional”.

Cardoso destacó además que el festival pondrá en marcha este año la primera edición de los encuentros de coproducción internacional LoboLab, que se llevarán a cabo entre el 5 y 7 de noviembre, con la presencia de los representantes de diez proyectos latinoamericanos de largometraje y más de 20 productores provenientes de Europa, Estados Unidos y América Latina.

Lobolab, que según Carodoso “será una de las actividades más importantes del festival”, busca fortalecer vínculos entre los nuevos talentos de Argentina y Latinoamérica y figuras del escenario internacional, con premios en dinero y servicios otorgados por un jurado internacional, además de la tutoría de un cineasta invitado con cada uno de los directores de los proyectos seleccionados.

Todas estas iniciativas, y en especial el ECA, “tienen que ver con consolidar un modelo de negocios, una convergencia digital y una mejor distribución internacional de nuestros productos. Pero además son espacios de intercambio y de discusión de grandes políticas nacionales orientadas a la comunicación audiovisual”, expresó la funcionaria.

Cardoso explicó que “todo eso está enmarcado en una política de fomento activa que venimos desarrollando a nivel nacional, para el fortalecimiento de una industria que fomenta la producción federal e independiente. Esas políticas deben estar acompañadas siempre por una reflexión sobre la sustentabilidad de esas producciones y sobre su distribución internacional”.

Para la presidenta del Incaa “el mapa audiovisual argentino cambió desde la aplicación de la Ley de Comunicación Audiovisual y es por eso que debemos seguir en un proceso de construcción y discusión de nuestras políticos audiovisuales. Se trata de una discusión de medio término y a largo plazo”.

Todas estas políticas, expresó Cardoso, sirven para “fomentar la producción independiente y, a través de ella, seguir garantizando la diversidad de miradas, de formas y de estéticas. Creo que en ese sentido Argentina garantiza gran accesibilidad a la producción, gran variedad y diversidad de miradas, y eso también abre muchas nuevas puertas, como las nominaciones que el cine argentino tuvo a los premios Oscar en los últimos años y la celebrada participación de nuestras películas en festivales internacionales”.

Cardoso insistió en que “todas estas nuevas miradas, nuevos paisajes y temáticas enriquecen mucho a un sector que a la vez se va industrializando. Son todas dimensiones de una misma industria entre las cuales también está la capacitación a nivel federal (a través de la apertura de sedes regionales de la Escuela de Experimentación y Realización Cinematográfica, Enerc) y el acompañamiento en la distribución de nuestros contenidos”.

“En ese sentido, la Argentina tiene mucho para ganar en el ámbito internacional, especialmente en el circuito de festivales tanto de cine como de televisión, porque nuestros productos audiovisuales poseen mucha calidad y competitividad”, añadió Cardoso, que mencionó como ejemplo el buen recibimiento que la serie de TV “Cromo” acaba de tener en el reciente Festival de Cine de Toronto, en Canadá.

Todos estos logros se iniciaron, según la presidenta del Incaa, a partir del proceso de debate a nivel nacional que se dio a partir de 2009 sobre la nueva Ley de Comunicación Audiovisual, que al ser implementada consolidó la federalización de la producción y la actividad como una industria. Ninguna de estas políticas podría haber sido llevada a delante sin una política activa del gobierno nacional”, agregó.