Mario Oporto: “Antes que la tecnología la prioridad en educación sigue siendo un buen docente”

Mario Oporto es uno de los hombres de mayor experiencia en gestión gubernamental, fundamentalmente en materia educativa. Fue ministro de educación en la provincia de Buenos Aires durante casi una década, jefe de gabinete del gobierno de Felipe Solá en sus tiempos de gobernador y diputado nacional hasta 2015. En la actualidad sigue desempeñándose como docente universitario y es una referencia dentro y fuera del peronismo a la hora de analizar la actualidad, habló sobre las acciones realizadas por la gestión de Alberto Fernández, sobre las críticas al gobierno –incluso las que vienen del propio espacio oficialista-, opinó sobre la educación en tiempos de pandemia y sobre la nueva normalidad que vendrá.

-En los últimos tiempos tomó cierta repercusión las manifestaciones de los sectores de derecha, más reaccionarios, contra el gobierno de Alberto Fernández, pero también se escucharon algunas críticas desde el propio Frente de Todos. En más de una ocasión recomendaste a los dirigentes de tu espacio político ser prudente a la hora de la crítica.

-Y si, yo siempre digo que lo que me dio como enseñanza tantos años en el Ministerio de Educación de la provincia de Buenos Aires fue la comprensión. Esa experiencia de gestión me hizo más comprensivo y más paciente, y en el ámbito ya más interno, del espacio político al que yo pertenezco y pertenece el gobierno nacional y el de la provincia de Buenos Aires, me parece que la actitud que hay que tener hacia adentro es de acompañar, y ayudar y comprender las dificultades que tienen los compañeros que están a cargo de las ministerios y de las gestiones más importante. Siempre hay descontentos y siempre hay apresurados, y también está ese modo equivocado de creer que uno es inteligente si siempre está en contra, esa cosa de «qué profundo que soy porque siempre me opongo a todo lo que ocurre».

Y a la oposición yo no le puedo pedir que sea comprensiva porque, bueno, es oposición y para eso la han elegido, el pueblo decidió que esté en ese lugar de crítica, en tanto que la crítica no sea ni desestabilizadora ni antidemocrática pero me parece que los que formamos parte del espacio oficialista y estamos fuera de la gestión tenemos que ayudar a los que están gestionando porque gobernar en general es complejo y gobernar una crisis es más complejo, y gobernar en una crisis pandémica de la que no se tiene experiencia previa y donde no hay mucha teoría y donde todo es ensayo y error bueno, mucho más difícil todavía.

No obstante, todas las críticas, incluso las que provienen de sectores culturalmente más antiperonistas, hay que leerlas. Siempre -yo creo- que los embates críticos, cuando uno está en el gobierno, aun los que sean de mala fe, siempre te permiten observar los lugares débiles que tiene cada uno.

 

-Entre las muchas cosas que alteró, que afectó esta pandemia es a la educación en todos los niveles, ¿qué evaluación hacés del accionar del gobierno provincial ante esta crisis?.

-Lo que hay que entender es que no estamos frente a una crisis educativa, estamos frente a una crisis sanitaria, que tiene consecuencias educativas, pero no hay que buscar la crisis en la escuela o en la educación.

Ahora frente a una situación inédita e inesperada como fue la pandemia, el gobierno nacional y provincial actuó muy bien porque hizo lo que había que hacer, que era garantizar la continuidad de la alimentación, en tanto que los comedores escolares tienen el servicio alimentario escolar, tiene una gran responsabilidad en alimentación y por supuesto garantizar la continuidad educativa buscando otros medios ante la imposibilidad de continuar con el método presencial. Y buscaron distintos instrumentos frente a una experiencia para la cual nadie estaba preparado, porque digo, tengamos noción de que por primera vez en la historia de la humanidad millones de hombres y mujeres están confinados en sus casas, pero todos comunicándose, es un hecho inédito. Ahora, cuando se decide -como muy bien decidió el gobierno nacional y provincial-  “vamos a garantizar la continuidad escolar», empiezan los inconvenientes en la instrumentación porque no todo el mundo tiene internet, no todo el mundo tiene los elementos o los artefactos aptos para trabajar en redes o para trabajar… capaz que tiene un teléfono que no es inteligente o capaz que tiene una computadora muy antigua, (si la tiene) y en tercer lugar capaz que hay algunos de esos elementos en la casa pero para cinco hermanos y hay momentos que tal vez tienen que recibir clases en la misma hora dos o tres, es muy dificultoso.

Por supuesto que se eligieron rápidamente otros caminos como acercarle el cuadernillo, entregarlo con la bolsa de comida, se fue corrigiendo el tema de alimentación, en lugar de ser diaria, se dan alimentos más periódicos para evitar traslados diarios, y a pesar de eso algunos chicos se pierden en el camino, y me parece que ese es el primer objetivo no perder a nadie. No hay nadie más apto que el docente, y hago dos respuestas más: en primer lugar creo que es un momento en donde lo más necesario es tener buenos docentes, no buenos tecnólogos, después si usamos bien la tecnología mucho mejor y la vamos aprendiendo, pero primero un buen docente con sentido de sensibilidad y capaz de entusiasmar, capaz de acompañar, capaz de ayudar, capaz de buscar a quien no esta no, de devolver con calidez las evaluaciones y un buen docente que sepa ser flexible, que sepa que se le cayó la planificación, que sepa que tiene que replantearse las clases ante lo inevitable de que haya escuela presencial, sabiendo que no va a ser igual a la escuela presencial, eso está claro.

 

-Frente a eso hay muchas nuevas herramientas que se están utilizando, ¿cuáles crees que llegaron para quedarse?

– Creo que en lo virtual hemos dado pasos agigantados, hace 3 meses yo no sabía lo que era el Zoom y ahora convivo, vivo en el Zoom, y rara vez no estoy en el Zoom. Me parece que eso va a quedar para siempre pero nada reemplaza el ir a la escuela, por lo menos en las sociedades como la nuestra, en las americanas, en la escuela pasan cosas muy buenas, mucho mejor que afuera a veces.

Pero sepamos también que la post pandemia va a venir con muchos problemas, porque no podemos creernos ingenuamente que de un día para el otro se abren las escuelas y todo vuelve a ser como antes.

 

-Durante tu gestión como ministro hiciste mucho hincapié en la inclusión, hablabas de la necesidad de todos en las escuela y aprendiendo y reforzabas el concepto de que todos es todos… seguramente el mayor desafío para el futuro inmediato es recuperar a aquellos pibes que quedaron en el camino, volver a incorporarlos a la escuela.

-Si, sí. Sabés que el informe anual que hace la UNESCO sobre educación este año que acaba de salir, y que por supuesto pone datos sobre el tema de pandemia, se llama «Todos somos todos».

 

-Podrías reclamar derechos de autor.

-Noo! me gustó, es bueno pensar así.  Pero bueno, el regreso va a ser difícil, sobre todo en los secundarios del conurbano que era uno de los principales problemas que había prepandemia y ahora se va agudizar y no solo por los adolescentes sino por el sistema mismo en la escuela secundaria, el profesor que va de un lado al otro ,que es llamado taxi, no va a poder ser, porque vamos a tener que tratar por un tiempo largo, por lo menos hasta que se efectivice la vacuna y todo vuelva a su normalidad, aunque yo espero que algunas normalidades de antes no vuelvan, porque esas normalidades eran horribles. ¿Quién quiere viajar como se viajaba en el conurbano, como  viajábamos en el tren Sarmiento o colgados en el colectivo?, entonces me parece que ese tema del traslado de un lado al otro no va a ser posible y vamos a tener que buscar otro formato, ese otro formato nos va a tener que replantear temas como el proyecto escolar de cada institución, con los recursos humanos que tengas y concentrar en una sola escuela la tarea docente de cada uno, vamos a tener que rediscutir el tema del cargo, bueno, mucho, mucho trabajo, que ojalá se pueda concretar con mucha sensatez.

 

-¿Y cómo ves la post pandemia en plano social?

-Yo creo que el tema político-social va a hacer como el de la escuela, gradual, en etapas, valorando las heterogeneidades, sabiendo que va a ver diferencias regionales, va a haber diferencias sanitarias en distintos lugares, va a ser una vuelta lenta y en etapas y con mucho daño, porque creo que a muchas empresas les va a costar reiniciarse, las que se reinicien lo van a hacer lentamente, muchas no van a volver, bueno me parece que ahí vamos a tener que trabajar con una mirada muy muy fuerte, y el panorama es un panorama de crisis sanitaria y de crisis económica que lo estamos manteniendo casi de manera paralela, pero se están rozando, y si chocan… eso puede generar una crisis social muy grande y me parece que todo el marco político tiene que trabajar para que eso no ocurra, o por lo menos aminorarlo, o para que haya elementos que la amortigüen, capaz que valen algunas discusiones sobre un salario universal ciudadano que garantice que nadie cobre menos de cierto monto, capaz que hay que replantear el tema impositivo y que los que les va mejor puedan apoyar más a la reconstrucción social, me parece que hay que fomentar la producción también.

En muchos casos son temas incómodos, porque uno dice «bueno, vamos a poner más impuestos a los más ricos» me parece que los más ricos son los que tienen empresas que si no producen no dan trabajo, compensar eso del impuesto a la acumulación de riquezas con un fomento a la producción, bueno, temas que existieron antes de la pandemia pero que vienen a debate, ante la exagerada desigualdad, la vergonzosa manera de vivir de gran parte de la población, que la vimos reflejada sin maquillaje en esta pandemia, y existía, pero la vimos permanentemente, y la gran acumulación de capital de unos pocos que quieren seguir acumulando sin ceder nada, bueno es un debate que se tiene que dar. Y eso no es ir en contra de la propiedad privada, en contra del desarrollo capitalista, de hecho el capitalismo no nació para que el 1 o el 2% de la población acapare el 80% de riqueza.

 

-La peste hizo perder de vista, al menos en la agenda mediática, que el primer anuncio de realizado por Alberto Fernández fue el de la lucha contra el hambre, entiendo que eso debe seguir siendo -y tras la pandemia mucho más- la prioridad del gobierno. ¿Coincidís?

-Claro que si. Yo no lo puedo describir, pero hay una la gran cantidad de recursos y una gran cantidad de programas que el gobierno en estos siete meses ha puesto para amortiguar y para ocuparse de los que menos tienen.

Alberto Fernández tiene algunas definiciones que lo destacan: “vamos a empezar por los últimos», es una pauta más que interesante. El 9 de Julio, aparte de esa manifestación que hubo alrededor del obelisco. también por otro lado hubo un gesto extraordinario del Presidente con todos los gobernadores y con todos los dirigentes sindicales y empresariales que marcan una representatividad muy grande de la Argentina, y eso es extraordinario… como el gesto del Presidente en el encuentro del Mercosur, donde va y dice «yo vengo a trabajar por la unidad, más allá de las diferencias ideológicas o políticas que tengamos», entonces bueno, me parece a mí que este es un buen rumbo, el rumbo que empezó por los últimos y ocuparse de los que menos tienen, y la otra urgencia y el otro camino post pandemia es una inmensa revolución de la producción  y la capacitación, me parece que ahí tenemos que poner muchas fuerzas para que la maquina productiva empiece a andar, tener en claro hacia dónde vamos, y cuando digo producción estoy hablando de industrias y estoy hablando de campo, hay que lograr empleo y para lograr empleo va a haber que capacitar mucho, me parece que ahí hay una tarea también muy fuerte.

DEJA UNA RESPUESTA