Patti puede salir de la cárcel para internarse

BUENOS AIRES- El Tribunal hizo lugar a un recurso de la defensa del ex intedente de Escobar condenado a prisión perpetua por crí­menes de lesa humanidad y le permitió el acceso a una internación privada hasta que se realicen obras que permitan su vuelta al penal de Ezeiza.

El condenado ex subcomisario y ex intendente de Escobar, Luis Abelardo Patti fue autorizado  por la Cámara Federal de Casación Penal a continuar su tratamiento de rehabilitación en una clínica privada y dejar el hospital penitenciario hasta que se realicen obras de infraestructura que permitan su vuelta al penal bonaerense de Ezeiza.

La sala II del máximo tribunal penal del país hizo lugar a un recurso de la defensa de Patti y le permitió el «egreso de la unidad carcelaria» para tratar su discapacidad «hasta tanto se cumpla acabadamente con los ajustes y el reacondicionamiento» de su lugar de detención en la carcel bonaerense de Ezeiza, según el fallo.

Los camaristas tomaron esa decisión en base a tratados internacionales y a un dictamen del Comité sobre los derechos de las personas con discapacidad de Naciones Unidas, que entendió que el Estado argentino «en parte ha incumplido» recomendaciones «que le incumben» en el caso de Patti, a raíz de una demanda presentada ante esa instancia por su abogada defensora, Valeria Corbacho.

Los camaristas tomaron esa decisión en base a tratados internacionales y a un dictamen del Comité sobre los derechos de las personas con discapacidad de Naciones Unidas El 15 de abril pasado, el Comité dictaminó que el Estado argentino tiene la «obligación de reparar los derechos» del condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad en la última dictadura cívico militar.

Además, formuló «recomendaciones» como por ejemplo «velar porque, en el marco de la autonomía del paciente a consentir o rechazar tratamiento médico» éste «tenga acceso a cuidados sanitarios adecuados y oportunios» y «acceso continuo y pleno a un tratamiento» adecuado, según el dictamen.

Además se dio un plazo de seis meses para que el Estado argentino presente ante el comité «una respuesta por escrito que incluya información sobre las m edidas que haya tomado en vista del dictamen y de las recomendaciones del Comité». Los camaristas Angela Ledesma, Alejandro Slokar y Liliana Catucci hicieron lugar así de manera parcial al recurso de Casación de la defensora Corbacho.

El Tribunal Oral Federal 1 de San Martín, que condenó a Patti, había rechazado conceder la internación en la clinica privada Fleni de Escobar por entender que su rehabilitación a causa de una discapacidad motriz podía llevarse a cabo en una dependencia hospitalaria del SPF.

Pero Casación ordenó una visita a Patti en su lugar de detencion y allí constató que si bien se hicieron reformas para facilitar su rehabilitación no era el lugar adecuado para llevarla adelante en lo inmediato y autorizó el traslado a un centro asistencial con cobertura de su prepaga hasta que se culminen las reformas edilicias en el penal.

«Culminadas las reformas edilicias adecuadas, el tribunal podrá, previo dictamen del Cuerpo Médico Forense, disponer el traslado de Patti de modo inmediato al Hospital Penitenciario Federal I de Ezeiza», resolvió Casación.

Y advirtió que si vuelve a la cárcel, se deberán «arbitrar los medios necesarios a fin de garantizar los tratamientos de rehabilitación prescriptos de modo adecuado y oportuno, manteniendo a tal fin la coordinación establecida con la empresa de medicina prepaga» con la que cuenta Patti.

«No puede dejar de evocarse que los instrumentos internacionales que obligan al Estado argentino reconocen el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental», se recordó en el fallo que aludió a tratados internacionales.

Ante la «morigeracion» de la modalidad de detencion de Patti, el Tribunal de San Martín deberá ordenar las medidas de seguridad que considere adecuadas para el control del condenado.