Jueces se reunieron con presas de Ezeiza para transmitirles el mensaje del Papa Francisco

EZEIZA- El Presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, Alejandro W. Slokar, junto con la jueza de Ejecución Penal María Jimena Monsalve, visitaron este lunes el Complejo IV de Ezeiza, y compartieron con las mujeres privadas de libertad la experiencia vivida en la audiencia que mantuvieron el pasado 4 de mayo con el Papa Francisco, en la que entregaron al Santo Padre un crucifijo que ellas confeccionaron en madera, adornado con la técnica de vitrificado.

El propósito del encuentro fue ofrecerles personalmente el relato de lo ocurrido en el Vaticano, cuando Francisco recibió la ofrenda y las cartas escritas por ellas.

En el Año de la Misericordia, se ha puesto de resalto la situación de extrema vulnerabilidad de las mujeres presas, que en el sistema federal son aproximadamente 760, de las cuales 40 se encuentran presas junto a sus niños menores de cinco años de edad y 14 de ellas actualmente cursan su embarazo.

Casi 400 de ellas, alojadas en el Complejo IV, trabajan en los talleres de carpintería, pintura decorativa, encuadernación, muñequería, panadería, confección de bolsas de papel y de carpetas de cartón. Muchas han aprendido el oficio allí y pueden ver los resultados a través de la realización de trabajo productivo.

El papa Francisco alude recurrentemente en sus mensajes acerca de la situación de los presos. Así lo hizo en el documento que abrió el Año de la Misericordia, Misericordiae Vultus, al exhortar a los cristianos a visitar a los presos, como obra de misericordia. En la homilía de la Audiencia que presenciaron los jueces el 4 de mayo pasado, Francisco reflexionó sobre la parábola del pastor y la oveja descarriada, ocasión en la que sostuvo que “Ninguno está perdido”. Además, expresó sentidamente a los jueces: “Rezo por ustedes, porque llevan adelante una tarea muy difícil”.

DEJA UNA RESPUESTA