Gran parte de los chicos que se sienten agredidos por internet no piden ayuda a mayores

BUENOS AIRES- Si bien la mitad de los jóvenes de entre 15 y 17 años se sintieron incomodados o agredidos por alguna foto, insulto, o invitación grosera en Internet, apenas el 30 por ciento pidió ayuda a los padres, lo compartió con amigos o se comunicó con el autor para que saque el contenido publicado, según un informe sobre seguridad y confianza de los chicos en la red.

En tanto, cuatro de cada 10 de los adolescentes encuestados admitió haber participado de alguna acción de acoso o bullying en forma activa o pasiva, y el mismo porcentaje publicó fotos «de otros» sin permiso.

El estudio, que se basó en encuestas a 650 alumnos de escuelas públicas y privadas de la Ciudad de Buenos Aires -entre febrero y abril de este año-, refleja además el grado de confianza de los chicos en Internet, sus preocupaciones y cuánto tiempo están frente a la pantalla.

«Estamos en un mundo visual, poblado de pantallas. Antes, en los años 80 y 90, la preocupación pasaba por cuántas horas pasaban los chicos frente al televisor. Hoy la cuestión se trasladó a la computadora y aunque el 50 por ciento de los chicos se siente capaz de manejar el ciberespacio, la otra mitad admite haber sufrido agresiones», dijo Roxana Morduchowicz, coordinadora de la encuesta realizada por Microsoft.

El informe señala que «el 50 por ciento de los chicos de entre 15 y 17 años se sintió mal en Internet por alguna agresión que vivieron pero sólo el 30 por ciento dijo haber hecho algo; en tanto, el 70 por ciento «no hizo nada» ante esa situación.

El 20 por ciento de los encuestados se refirió a «fotos o videos violentos» y sobre «sexo»; el 10 por ciento, a páginas web que los incomodaron; el 10 por ciento adujo agresión «por insultos, amenazas o burlas»; y el 10 por ciento restante se sintió ofendido por «invitaciones groseras».

Cuatro de cada 10 de los adolescentes encuestados admitió haber participado de alguna acción de acoso o bullying en forma activa o pasiva, y el mismo porcentaje publicó fotos «de otros» sin permiso Del 30 por ciento de esos chicos que dijo «haber hecho algo» en respuesta a esas agresiones, «el 20 por ciento habló con amigos; el 5 por ciento, con los padres; y otro 5 por ciento le pidió al autor quitar el contenido de la página», detalla el informe.

«El 70 por ciento de adolescentes que no hizo nada es probable que en realidad no haya sabido qué hacer. Una segunda hipótesis puede ser que le de vergüenza mostrar lo que le pasó o que se crea inmune (que nada les va a pasar); o que piense que si le pasa algo malo, va a saber manejarse», detalló la especialista en comunicación y jóvenes.

Para Morduchowicz, «los padres pueden ayudar y mucho, sobre todo si toman conciencia de que estar las 24 horas conectados expone a sus hijos a más riesgos, y que es útil conocer desde que son chicos el uso que ellos les dan a las pantallas».

«Una recomendación importante para aplicar cuando los chicos son bien chicos consiste en no equipar la habitación con tecnología sino ubicar las pantallas en las zonas de circulación común de la casa», explicó, y llamó a los padres a contarles a sus hijos que «quien tiene miles de amigos lo que suban a Internet no sólo va a ser visto por los más amigos, sino por todos ellos».

En Argentina, 9 de cada 10 adolescentes tienen un perfil en las redes sociales -mayormente en Facebook-, cuatro de cada 10 están las 24 conectados y sólo uno de 10 se conecta menos de tres horas por día.

«El primer uso que tienen los jóvenes de Internet es la comunicación, por eso hay un punto que es clave para estar protegidos: saber que la información es privada hasta que uno la entrega y cuánto más lo hace, más pública se vuelve», señaló Jorge Cella, el director de Tecnología de la empresa.

El informe reveló además que tres de cada 10 adolescentes «tienen total confianza en Internet y el 20 por ciento guarda toda su información en la web».

Por su parte, el director Nacional de Protección de Datos del Ministerio de Justicia de la Nación, Juan Cruz González Allonca, afirmó en la presentación que «la perdida de privacidad no puede ser el precio para navegar Internet» y sugirió acudir al sitio www.convosenlaweb.gob.ar para tener un uso seguro de la red.

«Muchos expresan una alta credibilidad hacia Internet, lo que debería ser otra preocupación tanto para los padres como para la escuela, ya que a más credibilidad menos reflexiva es la búsqueda de información», estimó Morduchowicz.

Aunque confíen en Internet y digan que no les preocupa nada porque saben manejarse, temen «que gente peligrosa se comunique con ellos ( en un 40%); que alguien, con malas intenciones, use las fotos que subieron (30%); y que los burlen o agredan (20%).