Matan a jubilado para robarle el auto en Carapachay

 

VICENTE LOPEZ Un jubilado del Congreso de la Nación fue asesinado de un balazo al ser asaltado por al menos tres delincuentes que intentaron robarle el auto en la puerta de su casa en la localidad bonaerense de Carapachay, partido de Vicente López

El hecho sucedió anoche, poco después de las 21, cuando la víctima, identificada como Benito Sangregorio (69), llegó de hacer las compras en un supermercado chino ubicado a dos cuadras, a su casa de la calle Marcos Sastre al 3863 de Carapachay.

Sangregorio, quien trabajó como chofer en el Congreso Nacional, acababa de estacionar su auto Volkswagen Bora negro en el garaje abierto de su vivienda, donde la familia también estaciona otro vehículo, un Volkswagen Surán.

El jubilado estaba con el baúl abierto bajando las compras, cuando fue abordado por al menos tres delincuentes armados que, se presume, quisieron robarle el auto.

En ese momento se produjo el ataque y los investigadores trataban de determinar si hubo algún tipo de reacción de parte de Sangregorio que lo motivara.

«Una posibilidad es que la víctima haya querido ofrecerles una valija con elementos personales que tenía en el baúl y los delincuentes pensaran que iba a sacar a un arma», dijo uno de los investigadores del caso.

Uno de los ladrones comenzó a disparar con una pistola calibre 9 milímetros y uno de los tiros dio a la altura del abdomen del jubilado, quien cayó malherido en el lugar.

Los delincuentes huyeron sin concretar el robo en un auto pequeño y oscuro cuya marca y modelo -algunos hablaron de un Honda Fit y otros de un Suzuki-, no pudieron precisar los pocos vecinos que alcanzaron a ver la fuga y salieron a asistir al jubilado.

«El hombre, tras ser baleado, fue trasladado al hospital de Vicente López, donde fue intervenido pero cerca de las tres de la mañana de hoy murió por una complicación en su estado de salud», contó a Télam el jefe departamental Conurbano Norte, comisario mayor Claudio Blanco.

Según fuentes judiciales, la autopsia determinó que el balazo que recibió Sangregorio entró por el abdomen, salió por la espalda y perforó el bazo y el páncreas lo que ocasionó una hemorragia interna severa por la que murió en el hospital pese a que intentaron compensarlo con una transfusión.

El caso es investigado por la fiscal Marcela Semería, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Vicente López Oeste, quien junto a algunos jefes policiales, se entrevistó con la familia de la víctima para contarle los pasos de la investigación.

La hija de la víctima, Pamela, reveló hoy a la prensa una de las pistas que sigue la fiscal.

«Nos contaron que apareció abandonado en la villa La Rana de San Martín un auto que podría ser el de los delincuentes. Parece que venían de hacer raid de Boulogne», dijo la mujer, quien al momento del hecho estaba dentro de la casa, junto a su hija y su madre y esposa de la víctima.

«Yo salí a la calle y vi a mi papá que estaba tirado en la vereda todo ensangrentado», sostuvo la mujer.

«Así no se puede vivir. Mi papá murió en mis brazos y nadie hace nada por combatir la inseguridad, fue baleado impunemente y quedó

tirado en la vereda agonizando. Esto lo he visto por la tele y ahora nos toca a nosotros, hasta cuándo», dijo la mujer en llanto en diálogo con Radio Mitre.

Además, contó que su padre y otros miembros de la familia ya habían sufrido otro asalto hace seis días.

«Ya en el Jueves Santo nosotros también vivimos otro hecho de inseguridad en la familia. Entraron a robar en la casa», contó.

Finalmente, Pamela se quejó de que anoche llamó «cuatro veces al 911 para pedir ayuda» y que la ambulancia «tardó en llegar» a asistir a su padre más de 20 minutos.

El superintendente Larrauri aclaró que desde el alerta emitido por el 911, «la policía llegó al lugar en siete minutos y no en 20 como se está hablando».

El jefe departamental Blanco agregó que «ahora se están analizando algunas de las cámaras de seguridad del municipio y del vecindario para lograr captar el movimiento de los delincuentes y cómo se dio el seguimiento y el ataque a la víctima».