Emotivo festejo de las Abuelas al conmemorarse sus 35 años de lucha

BUENOS AIRES- Las Abuelas de Plaza de Mayo conmemoraron anoche sus 35 años de lucha en un teatro porteño con presentaciones artísticas y espíritu de alegría, además celebrarlo con un cierre emotivo que tuvo la presencia de muchas de sus integrantes acompañadas por sus nietos y bisnietos en el escenario.
«Hoy estamos festejando, porque hay que festejar estos 35 años de lucha, una lucha no deseada, impuesta por una dictadura cívico-militar. Y con esta fuerza que tenemos, que aún con la edad que tenemos vamos a seguir caminando», sostuvo la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto
Al recordar los comienzos, evocó que a sus integrantes las «juntó el dolor, las ganas de encontrar a estas dos generaciones. Hubo una simbiosis para que tuviéramos el mismo concepto de cómo llevarlo adelante. No hubo nunca ánimo de venganza, ni de revancha, ni odio, sino de conseguir el objetivo que era encontrar a nuestros nietos».
Después de tantos años de lucha, que permitieron la restitución de 107 nietos, Carlotto consideró que en la institución que preside «hemos tenido la sabiduría de mujeres de dejar el relevo, tener nuestros herederos, para que el día que no estemos sigan buscando a los nietos».
«El mejor momento es cada encuentro de cada nieto. Porque ahí resucito en la esperanza, en las ganas de seguir haciendo. Va más allá de lo propio la historia de Abuelas, sino que se extiende a todo aquel que necesite reparación cuando sus derechos humanos están siendo violados», agregó.
Más tarde, al hablar en nombre del resto de las integrantes desde el escenario del Teatro ND Ateneo, Carlotto reivindicó la lucha emprendida por las Abuelas y destacó el rol de la juventud en la política al afirmar que «hay muchas heroínas y héroes desconocidos, y sobre todo hoy hay una juventud maravillosa».
«Nos están salvando de aquellos que decían que no servían para nada, que estaban en la pavada. Los jóvenes son inteligentes y están presentes construyendo junto a nosotros los adultos la Patria», agregó desde el escenario que juntó sobre el final a las Abuelas con sus nietos y bisnietos.
Sobre los comienzos de las Abuelas, Carlotto dijo que «hubo muchos primeros días, porque si bien la dictadura militar comenzó el 24 de marzo de 1976, ya en el año anterior había madres y abuelas buscando. En soledad y sin saber quÉ hacer. Viene la dictadura y comienzan los secuestros masivos y el robo de bebés, que fue un plan sistemático».
Con presentaciones artísticas como la de cantante y actriz Soledad Villamil y la intervención humorística del periodista Conrado Geiger, la jornada trascurrió siempre con un espíritu emotivo y de alegría, ya que desde el escenario y a través de sus conductores, dos nietos restituidos, el humor estuvo presente.
A sala llena, se proyectaron videos sobre la historia de las Abuelas de Plaza de Mayo, como uno que contó con el testimonio del antropólogo forense Clyde Snow que terminó en lágrimas, y otros que retrataban la intimidad de las integrantes de la institución, con anécdotas y humoradas de todo tipo.
En tanto, las Abuelas recibieron el saludo en el escenario de otros organismos de derechos humanos, como H.I.J.O.S, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, y del colectivo artístico Teatro por la Identidad, cuyos integrantes entregaron placas conmemorativas y flores a su titular.
El nacimiento de la organización se recuerda en la misma fecha en la que también se conemmora el Día Nacional del Derecho a la Identidad, sancionado por el Congreso en 2004, en homenaje al aniversario del nacimiento de las Abuelas de Plaza de Mayo y a su tarea por la recuperación de los nietos secuestrados por la última dictadura militar.
Momentos antes la presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió a la comisión directiva de Abuelas de Plaza de Mayo.
El encuentro se desarrolló en el despacho presidencial de Casa de Gobierno, poco antes de que las abuelas celebraran en el Teatro ND Ateneo sus 35 años
Como la agenda oficial contemplaba que luego de las Abuelas la Presidenta tuviera un encuentro con el cantante mexicano Luis Miguel, por iniciativa de Cristina el ídolo romántico se cruzó en el despacho con las Abuelas y accedió a sacarse fotos y charlar con ellas.
Las Abuelas le llevaron a la presidenta la edición especial del periódico por los 35 años y Cristina les obsequió flores y dos presentes que recuerdan la fecha.
Al referirse al encuentro, Carlotto expresó que «como siempre fue un encuentro por demás amigable, en el que Cristina nos recibió con regalos y con flores; hablar con ella es como hacerlo con una amiga de toda la vida».
Carlotto, además, contó a los periodistas en el ND Ateneo, que la Presidenta «nos sorprendió con un regalo más, al presentarnos a Luis Miguel».
«Pobre Luis Miguel -bromeó la titular de Abuelas- se aguantó centenares de años en la reunión», aunque se mostró sorprendida al relatar que -durante el encuentro- el cantante mexicano «expresó que nos conocía y hasta sabía que cumplíamos 35 años».
Al ser consultada por el balance de más de tres décadas de búsqueda, Carlotto no dudó en destacar que «en el debe nos faltan 400 nietos por encontrar y en el haber tenemos los 107 encontrados», y agregó que «igualmente tenemos felicidad a pesar del dolor, porque el tiempo pesa; es inexorable el paso del tiempo y tenemos poco tiempo, como así también tenemos otros hijos y otros nietos».