Prisión preventiva para el adolescente de 16 años detenido por la desaparición de Melina Romero

SAN MARTÍN- El joven continuará detenido luego de la decisión de la jueza de Garantías del Joven 1 de San Martín, María Eugenia Arbeletche. Melina Romero fue vista por última vez el 24 de agosto.

El  adolescente de 16 años que está preso en el marco de la causa por la desaparición de Melina Romero, la chica que fue vista por última vez el 24 de agosto, continuará detenido luego de que la jueza de Garantías del Joven 1 de San Martín, María Eugenia Arbeletche, le dictara  la prisión preventiva.

El abogado de la familia de la joven, Marcelo Biondi, informó esta tarde en la puerta de los tribunales de Responsabilidad Penal Juvenil de San Martín que la jueza tomó la decisión porque «entiende que es creíble la testigo» clave y «en base a peligros procesales».

Melina (17) fue vista con vida por última vez el 24 de agosto, cuando se retiró junto a tres o cuatro jóvenes del boliche «Chankanab» y nunca regresó a su casa.

En base a lo declarado por la testigo clave, los investigadores sospechan que la adolescente fue llevada por esos jóvenes a una casa de Pablo Podestá, donde se realizó una fiesta de sexo, drogas y alcohol y luego la mataron a golpes y la arrojaron en una bolsa en el arroyo Morón.

Además del adolescente de 16 años hay otros tres sospechosos mayores detenidos a disposición de la fiscal María Fernanda Billone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de San Martín:  Elías Fernández (18), alias «Narigón»; Javier Rodríguez (44), apodado «El Pelado»; y Joel Fernández (20), alías «Chavo» o Chavito».

En sus respectivas indagatorias, los acusados negaron las imputaciones en su contra, aunque en la causa existe una declaración autoincriminatoria de «Chavito» ante personal policial; sin embargo, el sospechoso sostuvo que fue «apretado» por los efectivos.

Ayer, mientras la búsqueda de Melina se ampliaba a la zona de la localidad bonaerense de Loma Hermosa, Ana María, madre de la adolescente, pidió que encuentren el cuerpo de su hija para poder darle sepultura.

Además, la mujer cuestionó a la testigo clave y en ese sentido dijo que no le «cierra» su declaración.