Más botones antipánicos para los hospitales bonaerenses

 

LA PLATA- Un total de 58 hospitales de la provincia de Buenos Aires ya cuenta con botones antipánico instalados y conectados con el servicio de emergencias 911.

“En pocos meses logramos que la mayoría de nuestros hospitales cuenten con esta herramienta preventiva y podemos decir que ya hemos registrado varios casos en que funcionaron con éxito al utilizarse para evitar una situación de violencia”, dijo hoy el ministro de Salud provincial, Alejandro Collia.

Los botones antipánico comenzaron a instalarse en forma progresiva desde diciembre de 2012, tras un acuerdo firmado entre los ministerios de Salud y de Justicia y Seguridad bonaerenses, para fortalecer las medidas de seguridad en los hospitales.

“Ya se encuentran en pleno funcionamiento 58 botones antipánico, y ahora vamos a completar el mecanismo en los 77 hospitales. Se trata de una herramienta preventiva para dar seguridad tanto a los profesionales del hospital, como a los pacientes y sus familiares”, destacó el titular de la cartera sanitaria.

Los botones están localizados en los servicios de guardia, los lugares en donde suelen desencadenarse las situaciones agresivas.

Ante una situación peligrosa, los médicos o enfermeros oprimen el botón, lo que activa un alerta en una de las centrales del Ministerio de Justicia y Seguridad y el consecuente envío de personal policial al centro asistencial que solicita la ayuda.

Por su parte, la coordinadora del Programa de Prevención y Asistencia Médico Legal en Salud, Cecilia Pozzo, explicó que “el funcionamiento de los botones (antipánico) es monitoreado todos los días, las 24 horas, desde la central de Seguridad 911”.

Pozzo también destacó dos casos exitosos en los que los botones antipánico tuvieron un rol protagónico: uno sucedió en el hospital Mariano y Luciano de la Vega, del partido de Moreno, y otro en el hospital Oñativia, de la localidad de Rafael Calzada.

Los casos se dieron en julio y junio, respectivamente, y la policía llegó a cada uno de los lugares en menos de 10 minutos tras la opresión del botón por parte de los médicos.

“El funcionamiento correcto de los botones depende de la articulación del trabajo entre los profesionales, que deben apretar el botón en forma preventiva y no esperar que el hecho suceda; de la parte técnica, con el monitoreo diario para el buen servicio del sistema; y de la respuesta inmediata de la policía en caso de accionarse el dispositivo”, indicó el ministro Collia.

Las medidas de seguridad implementadas desde fines de 2012 en los hospitales incluyen, además de los botones antipánico en las guardias, teléfonos con handy para el personal de seguridad y un 911 Hospitales para solicitar el auxilio de la fuerza pública.