Frustran atentado contra Uribe en el Gran Rex

    CAPITAL FEDERAL- Una bomba fue detectada en el teatro Gran Rex de la Capital Federal donde hoy tenía previsto encabezar una conferencia el ex presidente de Colombia Alvaro Uribe.
    La bomba se encontraba en una de las luces del techo del teatro y tenía un dispositivo para ser activada por señal de celular, informaron fuentes judiciales.
    El hallazgo fue realizado durante un «chequeo de seguridad» y el hecho ameritó la intervención del juez federal Norberto Oyarbide, precisaron las fuentes.
    Uribe encabezó durante su gobierno una sostenida ofensiva contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y ya se encuentra en Buenos Aires para brindar cuatro charlas.
    Una de ellas es la que estaba prevista mañana a las 16:00 en el Teatro Gran Rex.
    El ex mandatario colombiano viajó a la Argentina sin su jefe de seguridad, algo inusual, comentaron fuentes de su entorno a periodistas colombianos consultados por NA.
    Por la detección del artefacto la calle Corrientes se encontraba cortada por fuerzas de seguridad.
    «Personal de seguridad que se dedica a control y mantenimiento del teatro encontró este artefacto en el segundo piso, donde el ex presidente de Colombia luego de la conferencia iba a brindar un cóctel con muchísimas personalidades. El aparato estaba diseñado para explotar a las 16:30», aseguró Oyarbide en una improvisada conferencia de prensa en la puerta del teatro del centro porteño.
    El juez federal no brindó demasiados detalles sobre la característica de la bomba pero admitió que «era simple, pero lo suficiente fuerte para producir muertes a quienes estaban cerca».
    En ese sentido, Oyarbide opinó que de haber explotado el pánico que hubiera generado en quienes estaba cerca podría haber rememorado lo ocurrido en el estadio Monumental el 23 de junio de 1968, cuando 71 personas murieron en medio de una avalancha en un episodio conocido como «La Puerta 12».
    El accionar de la Policía y de las brigadas antiexplosivos fue decisivo para desactivar una bomba que había sido colocada en el Gran Rex, donde se iba a presentar el ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe. Sin embargo, nada hubiera sido posible sin la intervención de uno de los empleados del teatro, que fue la persona que alertó a las autoridades.
    Héctor contó que «todas las mañanas se hace un relevamiento de la sala, y más teniendo en cuenta el acto de mañana».
    Mientras desarrollaba esa tarea, el hombre divisó «un bulto sospechoso en una garganta de luz del tercer piso. Entonces, teniendo en cuenta la presentación que se iba a realizar el miércoles, se procedió a llamar a la policía».
    Un rato después de avisar a las autoridades –repasó Héctor–, la policía «llego a la conclusión de que se trataba de un artefacto explosivo que se iba a detonar mañana».
    El empleado del Gran Rex reveló que lo que encontró fue «una caja de 10 por 15 centímetros, con dos elementos adentro y un teléfono, que evidentemente iba a ser llamado, el cual actuaba como detonador».
    Al ser consultado sobre quién y cómo pudieron poner el artefacto en ese lugar, Héctor señaló que «lo puede haber colocado un espectador, que tiene acceso a ese lugar, durante la última función».
    Finalmente, Héctor dijo que «es la primera vez que me toca pasar por una situación semejante. Hemos tenido situaciones complicadas, como con la comunidad judía, pero siempre se chequeó y nunca pasó nada».