Coronavirus: Murió en EE.UU., lo repatriaron embalsamado y no avisaron que estaba contagiado

 El traslado a la Argentina del cuerpo embalsamado de un empresario fallecido en los Estados Unidos por coronavirus motivó la presentación de una causa judicial porque se cree que la familia evitó poner al tanto a las autoridades sobre las causas del fallecimiento. Fuentes del Ministerio de Salud y de la Cancillería confirmaron el pedido de investigación judicial, mientras que la familia del empresario Elías Masri, de 91 años, sostuvo en un comunicado que la repatriación del cuerpo, en un vuelo de Aerolíneas Argentinas, se hizo “respetando los protocolos internacionales vigentes” por la pandemia.

El cadáver embalsamado de Masri llegó a Ezeiza el sábado, en un vuelo organizado por la Cancillería para repatriar argentinos varados en los Estados Unidos. El cuerpo llegó en la bodega del avión, en un cajón sellado, y ahora se pidió que se investigue cómo fue que se autorizó ese traslado. Todo indicaría que en la documentación presentada para habilitar el embarque del féretro no figuraban las causas del deceso.

La Secretaría de Salud del Ministerio que conduce Ginés González García hizo la presentación judicial y solicitó que el caso se investigue “hasta las últimas consecuencias” para establecer si está configurada la figura penal del delito de propagar una “enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas”. La denuncia fue asentada en la Justicia Federal de Lomas de Zamora, con jurisdicción en el aeropuerto de Ezeiza.

Lo que se pide es que se establezca quiénes fueron los responsables de que el traslado se hiciera sin que las autoridades tuvieran conocimiento de los motivos del fallecimiento de Masri, quien estaba radicado en los Estados Unidos, uno de los países con mayor índice de infectados y de fallecidos como consecuencia de la pandemia provocada por la covid-19. Lo que se sospecha es que la familia del empresario ocultó la causa del deceso para hacer posible la última voluntad del difunto, de ser sepultado en Argentina.

Masri era abogado, egresado de la Universidad Nacional del Litoral, propietario de una empresa de bienes raíces fundada en los años cincuenta. En 1988, durante la hiperinflación, al ver peligrar las ganancias de su negocio, Masri decidió levantar todo y radicarse en los Estados Unidos, donde se puso al frente de la cadena empresaria Falcon Properties Inc. El empresario, que vivía en Nueva York, falleció de coronavirus el 7 de abril y desde entonces, sus familiares en Argentina realizaron una serie de tramitaciones para repatriar su cuerpo embalsamado.

En la cara principal del certificado de defunción extendido en el país del norte sólo se mencionaba que el deceso había sido por “causas naturales”, pero en el reverso se aclaraba que fue por contagio de covid-19. Se cree que hubo una maniobra para evitar que las autoridades a cargo del vuelo de Aerolíneas pudieran comprobar la verdadera causa de la muerte. Elías Masri falleció por un “colapso respiratorio” provocado por el virus.

La familia intentó, sin éxito, trasladar el cadáver en un vuelo privado, motivo por el cual luego buscó la forma de regresarlo en el vuelo de Aerolíneas que llegó a Ezeiza el sábado pasado, donde se comprobó la maniobra realizada, lo que dio lugar a la presentación judicial impulsada por el Ministerio de Salud de la Nación.

El fundamento es que “por estrictas reglamentaciones internacionales, Aerolíneas Argentinas en ninguna circunstancia puede transportar un cuerpo que puede transmitir enfermedades infectocontagiosas y por esa razón, nunca se tuvo que haber realizado este traslado”. Tras la difusión de la noticia, la familia de Elías Masri sostuvo por medio de un comunicado, a través de las redes sociales, que para la repatriación de los restos “en todo momento se entregó la documentación y la información solicitada por los funcionarios de los organismos y empresas intervinientes” en la tramitación del traslado. Aseguraron que “en ningún momento se falseó información” sobre la causa de la muerte.

DEJA UNA RESPUESTA