Sospechoso del crimen de Marisol de Saladillo presentó eximición de prisión

 

SALADILLO El sospechoso del crimen de Marisol Oyhanart cometido en la localidad bonaerense de Saladillo, para quien la fiscal de la causa solicitó su detención, se puso a disposición de la Justicia y presentó un pedido de eximición de prisión.

Su abogado, Rubén Carrazzone informó  que la presentación la hizo este mediodía en el juzgado de Garantías de La Plata a cargo de César Melazo, quien en las próximas horas debe resolver si detiene o no al sospechoso, Jonathan Bianchi (25), alias «Johny», por el delito de «homicidio agravado por femicidio», que se castiga con prisión o reclusión perpetua.

Carrazzone informó en el juzgado que su cliente «está dispuesto a declarar y a someterse a los estudios de ADN porque no tiene ninguna relación con el homicidio».

Además, el letrado adelantó a Télam que entre mañana y pasado va a presentar un pedido de recusación para la fiscal de la causa, Patricia Hortel, al entender que «por un hecho personalísimo que sufrió hace unos años perdió la objetividad para manejar este tipo de causas por violencia de género».

Carrazzone aseguró que Bianchi «es inocente y absolutamente ajeno a este hecho» y adelantó que «tiene testigos que acreditan que el día del hecho no estuvo en el lugar del crimen».

El abogado mencionó que su cliente estaba durmiendo con su pareja entre la noche del lunes y la madrugada del martes, el horario de la data de muerte estimado por los médicos legistas.

No obstante, los forenses ya aclararon que esa franja horaria se correrá a la tarde del lunes porque el cadáver estuvo varias horas refrigerado antes de la autopsia por un problema mecánico con la morguera cuando lo trasladaba desde Saladillo hasta La Plata.

Además, pese a que los investigadores ya habían aclarado que Bianchi no es el hombre del identikit, Carrazzone dijo que su cliente «no se parece en nada» al rostro que confeccionaron los detectives policía.

El defensor contó que la fiscal debe sospechar de su cliente porque «tiene en su despacho una causa por violencia de género contra Bianchi por un incidente doméstico que hace un tiempo tuvo con su novia, pero no lo convierte en el asesino de Marisol».

Ayer, la fiscal Hortel pidió la detención de Bianchi, quien tiene antecedentes penales, y ahora el juez Melazo debe resolver si el requerimiento es procedente.

Según fuentes judiciales, «Johny» Bianchi reside en Saladillo y fue vinculado a la causa por tres testigos que dijeron que solía merodear la zona donde se cometió el crimen.

Las fuentes indicaron que ante esta situación, los investigadores fueron a buscar a este sospechoso adonde residía pero no lo localizaron en tres allanamientos de urgencia realizados por la fiscal.

En una de las casas se secuestraron algunas prendas de vestir que están siendo peritadas en laboratorio para ver si se encuentra algún rastro de la víctima u otra evidencia que pueda estar relacionada al crimen.

La principal hipótesis que manejan los investigadores apunta a que el sospechoso abordó a Marisol en el camino por el que ésta corría, le pegó un puñetazo y la arrastró hasta un pastizal lindero donde la estranguló manualmente.

Sin embargo, los pesquisas hasta el momento no ha determinado con precisión cuál fue el móvil del ataque.

Voceros de la investigación aclararon que la hipótesis de Bianchi como sospechoso es independiente a la del identikit que fue elaborado por dos mujeres que vieron a un hombre merodear en la zona por donde caminaba Marisol el día del crimen.

Según se pudo reconstruir, Marisol Verónica Oyhanart (38) salió de su casa entre las 15.15 y las 15.30 del lunes 14 de abril y con el fin de realizar ejercicios físicos tomó la calle Yrigoyen, y luego Saavedra hasta la ruta 51.

Como a las 17 no fue a buscar a sus hijos a la escuela, a las 18 su marido denunció en la comisaría local su desaparición.

Poco después empezaron los rastrillajes por la zona y el cuerpo fue encontrado a las 8 del día siguiente entre pastizales y en un descampado ubicado a 20 metros del camino que solía tomar.

La autopsia estableció que la causa de la muerte de Marisol fue «asfixia por compresión cervical» y el cuerpo presentaba fuertes golpes en el cráneo, la cara y otras partes que pudieron haberle generado un estado de inconsciencia previo al ahorcamiento.

Los peritos forenses descartaron que la maestra jardinera haya sido abusada sexualmente.