Orgullo nacional por el implante coclear a un bebé, primer intervención de este tipo en Latinoamérica

 

BUENOS AIRES-  El ministro de Salud, Juan Manzur, felicitó  al equipo médico del Hospital Italiano, donde fue colocado un implante coclear bilateral a un bebé de seis meses, y señaló que «es un orgullo para todos los argentinos que en nuestro país una institución privada haya realizado la primera intervención de este tipo en Latinoamérica».

Además de destacar «la gran tarea que realizó todo el personal del Hospital Italiano» de Buenos Aires, el funcionario recordó que desde 2010, a través del Programa Nacional de Detección Temprana y Control de la Hipoacusia, «el Estado garantiza que los niños sin cobertura puedan acceder a un tratamiento para percibir sonidos, desarrollar el lenguaje e integrarse a la sociedad».

«En el marco de esta política pública ya se colocaron 66 implantes cocleares a chicos de todo el país y otros 340 niños recibieron audífonos para mejorar su capacidad auditiva», apuntó Manzur.

Y agregó: «El sector público está en condiciones de realizar estas intervenciones a edades precoces, ya que cuenta con cirujanos de gran envergadura, quirófanos de alta complejidad y equipamiento tecnológico de última generación en instituciones como el Hospital El Cruce-Néstor Kirchner de Florencio Varela».

Luego de indicar que «la posibilidad de escuchar trae aparejada la expresión oral» que permite al niño «acceder al derecho a estudiar en un pie de igualdad», el ministro señaló que «oír, expresarse con la voz y desarrollarse es otra manifestación concreta de inclusión social, por eso es tan importante que estos tratamientos estén disponibles para todos».

A Facundo le colocaron implantes cocleares en ambos oídos luego de que el equipo del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Italiano le diagnosticara hipoacusia neurosensorial profunda bilateral, como secuela de una meningitis por neumococo sufrida a las 72 horas de vida.

En estos casos, a través de un procedimiento quirúrgico se introduce un dispositivo electrónico en el oído interno que estimula el nervio auditivo y se activa a través de un aparato colocado fuera del oído.

Un mes después de esa intervención se realiza el encendido del implante, que se calibra periódicamente y permite al niño percibir los primeros sonidos.

Manzur recordó que «en 2011 la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dictó el decreto reglamentario de la Ley de Hipoacusia (25.415), que no sólo dispuso que todos los niños deben ser evaluados y tratados en el primer año de vida, sino que además estableció que la detección y el tratamiento de la hipoacusia infantil fueran incluidas entre las prestaciones obligatorias de obras sociales y prepagas».

El Programa de Detección Temprana y Control de la Hipoacusia, que fue creado en el ámbito del Ministerio de Salud de la Nación en 2010, «garantiza el primer par de audífonos e implantes cocleares gratuitos a los niños con signos de disminución auditiva que no posean ningún tipo de cobertura social», concluyó el titular de la cartera sanitaria.

En la Argentina la sordera afecta a entre 700 y 2.100 niños al año, mientras que la auditiva constituye el 18% de las discapacidades en el país.