Altamirano: “Fue una pesadilla de cinco meses”

HURLINGHAM-  El carpintero Néstor Altamirano (55), otro de liberados acusado de haber tenido alguna participación en el caso crimen de Candela Sol Rodríguez cometido en agosto de 2011 en el partido de Hurlingham, dijo entre otras cosas, «ahora la justicia va a tener otra oportunidad de ir sobre los culpables y no contra otro perejil»

«Siempre sostuve mi inocencia -agregó Altamirano-, yo no hice nada y la gente del barrio sabe quien soy y que trabaje siempre».

De esta manera se refirió el carpintero del caso Candela en declaraciones a Télam agregando: «Yo confié siempre en la justicia, pero no en el fiscal y el juez porque lo que viví en la cárcel fue una pesadilla de cinco meses y veinte días, algo horrible»

«La verdad lamento lo que pasó con la nena y me gustaría que los nuevos responsables a cargo de la investigación encuentren a los culpables y que no detengan a gente porque hay que detener como hicieron conmigo» remarcó.

El carpintero Néstor Altamirano se encontraba cumpliendo una prisión domiciliaria obtenida por un fallo judicial hace un mes atrás.

En referencia a que si conocía a Carola Labrador, aseguró: «Jamás vi a la señora Labrador, ni conocía a su hija. A mi me metieron preso porque le daba de comer a un perro que estaba en la casa y tenía las llaves de la casa en cuestión».

«Toda la gente que me conoce sabían y confiaban en mi inocencia porque saben que soy un hombre de trabajo, si me encuentro con la señora Carola Labrador, seguro apoyaría su reclamo de justicia» por lo que pasó con su nena», finalizó el hombre.

En un fallo de la Cámara Penal de Morón que se conoció el martes ordenó liberar a todos los detenidos por el crimen de Candela Sol Rodríguez, cometido en agosto de 2011 en el partido bonaerense de Hurlingham, también apartó al juez y al fiscal de la causa y anuló gran parte de lo actuado en el expediente, informaron fuentes judiciales.

La decisión de la sala III del tribunal implica la excarcelación de Héctor «Topo» Moreyra (44), Hugo Bermúdez (53), Leonardo Jara (34), Guillermo López (31), Fabián Gómez (42) y Alberto Espínola (31), quienes saldrían libres en las próximas horas.

Los otros imputados que no estaban detenidos en cárceles son Gladys Cabrera y el carpintero Néstor Altamirano (55), a quienes le atribuían haber tenido algo que ver en el caso porque Candela estuvo cautiva en la “casa rosa” de la calle Kiernan al 900 donde ellos tenían las llaves, una por propietaria y otro por alimentar a un perro.

La sala III dispuso separar de la pesquisa al juez de Garantías Alfredo Meade y recomendó al fiscal general de Morón el inmediato apartamiento del fiscal que instruyó la causa, Marcelo Tavolaro.