Prat Gay emite millones de bonos para pagarle a los buitres

CAPITAL FEDERAL- El ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, ofreció  junto al secretario de Finanzas, Luis Caputo, precisiones sobre la negociaciones con los holdouts durante una rueda de prensa con periodistas acreditados. El monto de acuerdo con holdouts alcanzado es de 6.100 millones de dólares, sobre un total impago de alrededor de 20 mil millones, que incluye a toda clase de acreedores.

El ministro destacó que «es muy importante la decisión que tomó el juez el viernes porque pudimos abrir un camino de diálogo y ahora lo vamos a transitar buscando todos los acuerdos que sean posibles».

Prat Gay recordó que para que Griesa deje sin efectos sus sentencias que le impiden a la Argentina cumplir con los pagos de su deuda reestructurada, «es necesario que se lleve a cabo la discusión en el Congreso» que permita levantar la ley Cerrojo (y de Pago Soberano), una de las condiciones que impuso Griesa». Además se necesita que la Argentina cumpla con los acuerdos de pago que se pudieran cerrar hasta el 29 de febrero.

«La fecha del 29 de febrero no es una fecha tope para el pago ni para que el Congreso derogue las leyes. Es un plazo para determinar a quién y cuánto hay que pagarle», explicó Caputo.

De acuerdo con las cifras oficiales el total de títulos impagos -incluyendo los judicializados y aquellos que no realizaron ningún tipo de reclamo- asciende a unos 20 mil millones de pesos. De ese total, existen unos 6.100 millones que ya aceptaron la oferta de la Argentina.

Por su parte, Caputo agregó que en caso de que la totalidad de los acreedores impagos acepten la propuesta de la Argentina el monto a cancelar se ubicaría en 15 mil millones de dólares.

El ministro enfatizó que la Argentina realizará el pago en efectivo con lo producido por la «emisión de un bono» que será en dólares y con legislación extranjera, y descartó la posibilidad de pagarle a los acreedores con un título: «Para eso vamos a emitir un bono y con ese efectivo pagaremos», explicó el ministro.

«De esta forma -continuó Caputo- nos evitamos tener que negociar con los holdouts las condiciones de emisión de ese bono que estarían dispuestos aceptar, lo que además implica un ahorro significativo en el monto a pagar».

Prat Gay reiteró que «al pagarle a los acordaron hasta el 29 de febrero, ya con la Ley Cerrojo derogada, Griesa levanta inmediatamente el bloqueo. Es algo que sucederá en forma instantánea». De esta forma la Argentina quedaría habilitada para recurrir al mercado de capitales.

Consultado sobre si están dadas las condiciones de mercado para que la Argentina obtenga el total que necesita, Caputo destacó que «existe mucho interés» en el mercado por financiar a la Argentina y agregó que ya tiene un acuerdo con un tercio de los posibles acreedores.

Además, recordó que los pagos pendientes a partir de los bloqueos de Griesa suman aproximadamente unos 3 mil millones de dólares. Por lo que, en caso que la resolución con los holdouts involucre todas las demandas, la Argentina deberá hacer frente a pagos por 18 mil millones de dólares.

El Presidente Mauricio Macri, sostuvo hoy que «que hemos demostrado seriedad, coherencia, en función de terminar con el conflicto; sentimos que hemos hecho un enorme esfuerzo», dijo en una entrevista con la agencia AFP, sobre la propuesta realizada a los holdouts para terminar con el default.»Hemos podido cerrar con una mayoría. El juez tomó nota. Sigo siendo optimista», agregó en referencia a la negociación que sigue en pie, agregó el Presidente argentino.

El mediador judicial en el caso de la deuda argentina, Daniel Pollack, hizo saber  que el gobierno argentino llegó a un nuevo acuerdo con otros cinco tenedores de bonos que tenían sentencia a su favor por 250 millones de dólares y 185 millones de euros.

Según Pollack, los fondos que aceptaron la oferta argentina son Lightwater Corp, Old Castle Holdings, VR Capital, Procella Holdings y Capital Ventures International. Los dos primeros fueron los que iniciaron frente a Griesa el litigio de modo conjunto contra la Argentina, tras el default de 2002.

El mediador señaló que continúa “trabajando con la República Argentina y con todos los bonistas interesados, para ayudar a alcanzar un principio de acuerdo”.

A la fecha, NML Capital y Aurelius, los dos mayores acreedores en litigio, no han aceptado la oferta argentina.

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA