Sospechan que la  desaparición del empresario de San Fernando puede estar vinculada a un asalto o a sus negocios

SAN FERNANDO- Los investigadores creen que Damián Carlos Stefanini no se fugó en forma voluntaria, sino que sufrió un asalto o es víctima de algún tipo de venganza vinculada a un tema financiero.

Los investigadores creen que Damián Carlos Stefanini, el empresario de San Fernando buscado desde el último viernes, no se fugó en forma voluntaria sino que sufrió un asalto o es víctima de algún tipo de venganza vinculada a un tema financiero, informaron fuentes judiciales y policiales.

«La hipótesis de que se fue por su propia voluntad y que abandonó a su familia, está prácticamente descartada. También la de un secuestro extorsivo porque no hubo ningún llamado pidiendo rescate», dijo hoy a Télam una fuente judicial con acceso al expediente.

Por su parte, Horacio Ognio, suegro de Stefanini (45) afirmó esta tarde en conferencia de prensa que el empresario desaparecido «no tenía problemas económicos ni tuvo ninguna amenaza».

«Les aseguro que no tuvo ninguna amenaza, porque sino lo hubiésemos sabido. No tenía problemas económicos. Era una persona normal», agregó Ognio.

El hombre destacó: «Yo puedo decir que Damián Stefanini tiene una excelente relación con mi hija y con sus amigos. Una persona absolutamente normal económicamente y no tenía apremios».

En tanto, los pesquisas creen que la desaparición de Stefanini fue forzada y puede estar vinculada a un hecho de inseguridad o a algún negocio que lo tenga como acreedor o deudor, ya que por lo que se investigó, además de ser fabricante de sillas y sombrillas publicitarias, el empresario también era prestamista.

«Todos dicen que hacía sociedades pero en realidad entregaba dinero y después se cobraba un porcentaje del negocio, por lo que no descartamos que alguien haya planeado alguna venganza», dijo uno de los investigadores.

La pista de que Stefanini haya sufrido un asalto también sigue siendo barajada por los pesquisas e incluso entre anoche y esta madrugada, hubo dos allanamientos de urgencia en la villa Melo de Vicente López, aunque dieron resultado negativo.

«Hubo un llamado anónimo al 911 en el que decían que Stefanini estaba retenido dentro de la villa por dos delincuentes con antecedentes que se manejaban en un Peugeot 308 y debían sacarlo de allí­ por la repercusión que tomó el caso. Pero los procedimientos dieron negativo», afirmó uno de los investigadores.

Los allanamientos fueron realizados por detectives de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro y estuvieron encabezados por el fiscal Matías López Vidal, quien hasta ayer encabezaba la investigación.

López Vidal subrogó hasta ayer la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Investigaciones de Delitos Conexos a la Trata de Personas y Violencia de Género de San Isidro, cuya titular, Mariela Miozzo  retomó la investigación.

Efectivos de la policía bonaerense realizaban este lunes por la mañana un rastrillaje en la localidad bonaerense de Florida, partido de Vicente López, sobre las vías del Ferrocarril Mitre y la calle General Roca, a metros del lugar donde ayer fue encontrado estacionado el auto negro marca Audi S4 del empresario.

El auto estaba perfectamente estacionado, con sus puertas cerradas, pero sin traba y dentro del vehí­culo hallaron su tableta iPad, una cartera con cheques y otros papeles de trabajo.

El Audi de Stefanini estaba estacionado a pocos metros de donde está la oficina de su contador, quien ayer por la noche declaró ante los investigadores.

Los voceros indicaron que el contador aseguró que el viernes no lo vio a Stefanini y que si bien habían quedado en la posibilidad de almorzar juntos, como no se hablaron por teléfono para confirmar, finalmente no se encontraron.

Fuentes del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires dijeron a Télam que mantení­an la búsqueda del empresario en San Fernando y otros distritos de la zona norte, y que, tras el hallazgo de su auto, «se pidió a las comisarías y hospitales de la zona estar alertas la posibilidad de dar con su paradero».

Stefanini fue visto por última vez el viernes a las 8.30 de la mañana, cuando se despidió de su esposa Antonella en la puerta de su casa del barrio privado «Marina del Sol», en San Fernando, para ir a trabajar a su empresa, una fábrica de sillas y sombrillas publicitarias, a donde nunca llegó.

Su celular dio apagado desde las 10 de la mañana y como se trata de un teléfono inteligente que tiene la aplicación «Buscar mi iPhone», la esposa de Stefanini ingresó con la clave de su marido, pero no halló registros de su ubicación.

Las cámaras de seguridad de los partidos de Tigre, San Fernando y Vicente López captaron algunos movimientos del Audi que están bajo el análisis de la policía, que intenta determinar si el empresario estaba solo en el auto o si había más de una persona dentro del mismo.