El encuentro entre Massa y Cano en Tucumán  profundizó los cuestionamientos a la UCR de sus socios del FAU

TUCUMÁN- El encuentro entre el postulante presidencial del Frente Renovador (FR) Sergio Massa y el precandidato radical a gobernador de Tucumán José Cano continuó tensando el debate interno en el Frente Amplio Unen (FAU) y profundizó los cuestionamientos al radicalismo de una parte de los socios del espacio.

Massa y Cano compartieron actividades  en Tucumán, en el marco de las avanzadas negociaciones que ambos dirigentes mantienen para sellar un acuerdo electoral en la provincia, de cara al próximo turno electoral

Desde su anuncio, el encuentro acentuó el malestar en la mayoría de los partidos que integran el FAU (Partido Socialista, Proyecto Sur, GEN, Libres del Sur y Coalición Cívica-ARI), espacio que desde su constitución quedó atravesado por la discusión en torno a los acuerdos electorales con el macrismo y el massismo.

Es que en los principales referentes del espacio prevalece la desconfianza sobre el acercamiento del massismo y de la UCR en varios distritos, que tuvo su puntapié inicial en la foto que mostró en Jujuy al ex intendente de Tigre junto al candidato radical a gobernador Gerardo Morales.

El senador nacional y presidenciable del FAU Fernando “Pino” Solanas afirmó que el Frente Renovador “está afuera” del espacio y restó trascendencia al encuentro Massa-Cano.

«A mí no me asustan las fotos; hay algunas que hacen ruido, pero no hay que darle demasiada importancia; en la formación de UNEN se estableció que cada provincia tenía autonomía para hacer lo que quisiera», declaró, aunque no descartó que en una hipotética segunda vuelta electoral el frente discuta “nuevos escenarios”.

Por su parte, el precandidato socialista Hermes Binner consideró que la tensión en torno a Massa “es problema de los radicales” y relativizó el peso de los acuerdos provinciales entre la UCR y el FR en la conformación del frente nacional, a los que ubicó como “resultado de la realidad de cada distrito”.

Sin embargo, dejó abierta la posibilidad de un acuerdo entre el FAU y el massimo en un escenario de segunda vuelta porque “se plantea otra situación y se trata de buscar nuevas mayorías”.

“La Coalición Cívica siempre sostuvo que iba a ser respetuosa de las decisiones orgánicas de cada partido”, señaló sobre el encuentro el diputado nacional y mano derecha de Elisa Carrió, Fernando Sánchez, pese a que su jefa política acusó en varias oportunidades al ex intendente de Tigre de tener vínculos con el narcotráfico.

Sin embargo, en declaraciones a Télam, Sánchez aclaró que la CC-ARI “sigue sosteniendo las mismas definiciones sobre lo que significa Massa” y remarcó que la discusión en torno al tigrense “es un problema de la UCR”.

En ese sentido, recordó que su partido planteó desde un inicio que “Unen tiene la obligación de vencer al PJ en todas sus variantes desde una alianza lo más amplia posible”, que incluya al PRO.

Tras el encuentro con Cano, Massa resaltó hoy que “se termina la Argentina dividida” y que nace una “nueva”, de “unidad y de trabajo junto a la gente”.

Cano, en tanto, defendió su intención de acordar con el tigrense, que entendió, “muestra una fortaleza y no una debilidad”, para ganar en el 2015 la gobernación de Tucumán al kirchnerismo, aunque ratificó que está “trabajando para la candidatura de (Ernesto) de Sanz», uno de los radicales presidenciables del FAU.

Con todo, el diputado radical se diferenció de Massa, pero también de Sanz sobre la propuesta de esos dirigentes y otros referentes opositores de derogar algunas leyes sancionadas durante el kirchnerismo, en el caso de llegar al poder.

«No soy de los que suscribe como lógica de gobierno, llegar y derogar leyes», afirmó Cano y rescató algunas de las iniciativas del Ejecutivo, como la Asignación Universal por Hijo, las moratorias previsionales y el control estatal en YPF.