Al igual que el PRO, el massismo rechazó el proyecto oficial pero todavía no tienen propuestas

BUENOS AIRES- El jefe del Frente Renovador, Sergio Massa, rechazó la reapertura del canje a los bonistas reestructurados y anunció que su partido iniciará una ronda de consultas con los otros bloques parlamentarios para una alternativa.

«Argentina debe tener firmeza a la hora de defender sus recursos y soberanía pero también encontrar mecanismos para no alterar los contratos. Entendemos que el Gobierno planteó un camino equivocado, o al menos no es el mejor que se puede tomar», dijo Massa al iniciar su conferencia de prensa.

Además, buscó diferenciarse pero sin nombrarlo del jefe del Pro, Mauricio Macri, y señaló: «No alcanza con los que proponen pagar sin más, la gente nos elige para darle soluciones. Queremos aportarlas y no ser parte del problema».

«No vamos a acompañar el camino elegido por el Gobierno pero sí una alternativa que defienda también los intereses del ciudadano. Queremos encontrar el camino mejor, porque no alcanza con quedarse de brazos cruzados y decirle que no a todo», agregó, rodeado en el escenario por Martín Redrado, Ricardo Delgado, Miguel Peirano, Marco Lavagna, Ignacio de Mendiguren y Aldo Pignanelli.

Massa no apoyará pago soberano de deuda

Al ser consultado por los aportes, Massa evitó dar precisiones y dijo que primero se iniciará una ronda de consultas con los otros bloques -de hecho tras la conferencia se iba a reunir con senadores- y que esas consultas durarían «unas 72 horas, para encontrar puntos de consenso», tras lo cual si no avanzaban en un proyecto de unidad, presentarían uno propio.

Luego, fuentes de los asesores económicos informaron a Télam que las directrices del proyecto nuevo que quieren consensuar es «la domiciliación (lugar de pago), la jurisdicción (la ley bajo la cual se rige) y la cláusula Rufo».

«La clave es que el 80% de los bonistas reestructurados acepten el pago en otro domicilio, para restarle fuerza a la postura del juez Griesa, pero se debe dar otras opciones porque muchas entidades financieras por estatuto no pueden aceptar como sede de pago el país deudor», explicaron.

Además, una de las propuestas será «que los bonistas reestructurados puedan renunciar voluntariamente a la cláusula Rufo en pos de resolver el problema total».

Previo a Massa, y en sintonía con la diferenciación con la estrategia del Pro, Redrado había afirmado que «la salida no es hacer seguidismo de un fallo del juez Griesa que tiene enormes falencias, pero tampoco hacer seguidismo de la propuesta del Gobierno».

«Vamos a ayudar a resolver un problema que no es de un gobierno sino del Estado», agregó.

El presidente del bloque de diputados nacionales, Darío Giustozzi, el del interbloque, Mario das Neves, y la diputada Graciela Camaño fueron designados para comenzar a buscar puentes de diálogo con los otros partidos.