Nuevos peritajes en el tren accidentado en Castelar muestran que el frenado funcionaba bien

 

MORÓN- La prueba se realizó en los talleres de Haedo, ante la presencia de todas las partes involucradas en el expediente. El resultado contradice la versión del motorman, que había indicado que el aparato no había respondido

Fuentes allegadas a la investigación explicaron que la pericia consistió en probar el joystick de frenado del Chapa 01 en otro coche de la misma formación. Los expertos observaron que el aparato respondió correctamente cuando se lo llevó a la posición de aceleración y de frenado. Participaron peritos de parte y funcionarios del juzgado de Morón que entiende en la causa.

El resultado podría complicar la situación del motorman Daniel López. Sucede que en su declaración indagatoria había afirmado que una vez que advirtió la señal de precaución intentó una maniobra de frenado y la máquina no respondió en ningún momento.

Esta nueva pericia se suma a otras pruebas que también apuntan contra el conductor del tren que protagonizó un accidente en Castelar el pasado 13 de junio. Todos los informes refuerzan la teoría de que el motorman no realizó ninguna acción mecánica ni electrónica de frenado.

El registro de GPS que llevaba la formación arrojó que desde la salida de la estación Morón hasta el momento del impacto el tren siempre fue en velocidad ascendente, aún cuando en el trayecto atravesó una señal que le indicaba que debía bajar la velocidad y otras tres que le ordenaban frenar la formación.

Tanto la velocidad ascendente como la violación de las señales quedó registrada en las grabaciones de la cámara de la formación. También se escucha cómo el motorman respondió ocho veces a la señal de hombre vivo y evitó así que el tren se detuviera automáticamente en 12 segundos.