Comienza el juicio por la desaparición de embarazadas en Campo de Mayo

    NACIONALES – Abuelas de Plaza de Mayo informó que el 23 de agosto, a las 9.30, comienza un nuevo juicio por los crímenes cometidos en Campo de Mayo, delitos de lesa humanidad en perjuicio de veinte víctimas -entre ellas siete mujeres embarazadas-, y que incluye la causa por la apropiación de Laura Catalina de Sanctis Ovando, nieta restituida en 2008.

    El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de San Martín, integrado por los doctores Héctor Sagretti, Daniel Cisneros (subrogante) y Daniel Petrone (subrogante), estará a cargo del juicio que tiene en el banquillo a los represores Santiago Omar Riveros, Reynaldo Benito Bignone, Luis Sadí Pepa, Eugenio Guarañabens Perelló, Julio San Román, Hugo Miguel Castagno Monge, Carlos Eduardo José Somoza, Carlos del Señor Garzón y María Francisca Morillo, estos últimos, apropiadores de Catalina. En tanto, a Osvaldo García, Director de la Escuela de Infantería dependiente del Comando de Institutos Militares y responsable de los delitos cometidos en el «Área 450», se le suspendió el proceso por razones de salud.

    La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Laura Catalina de Sanctis Ovando y Juliana García, representadas por los abogados Alan Iud, Mariano Gaitán y Florencia Sotelo, actuarán como querellantes, al igual que la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos y otras querellas particulares.

    Apropiación
    Laura Catalina es hija de Miryam Ovando y Raúl René de Sanctis. Miryam fue secuestrada el 1° de abril de 1977 en la localidad de Virreyes, zona norte del Gran Buenos Aires, embarazada de seis meses. Y Raúl, en mayo de ese mismo año, en la estación de trenes de Campana.

    Miryam permaneció detenida ilegalmente en la localidad de Escobar, en un centro clandestino dependiente de Campo de Mayo. El 11 de agosto de 1977, nació Catalina en el Hospital Militar de Campo de Mayo. La niña fue apropiada por Carlos del Señor Garzón, ex oficial de inteligencia del Batallón 601, y su mujer, María Francisca Morillo, quienes la inscribieron como hija propia.

    Ante las denuncias sobre una joven que podría ser hija de desaparecidas, el Juzgado Federal Número 4 de la Ciudad de Buenos Aires ordenó el secuestro de objetos personales a fin realizar los estudios en el Banco Nacional de Datos Genéticos. El 8 de septiembre de 2008, el juzgado informó que la joven es hija de Raúl y Miryam, ambos desaparecidos. Hoy Catalina es querellante en esta causa.

    Víctimas
    Son siete casos de mujeres embarazadas desaparecidas junto con sus parejas o compañeros de militancia: Marta Graciela Álvarez, Ana María Lanzilotto, María Eva Duarte, Isabel Acuña, Miryam Ovando, Susana Stritzler y Beatriz Recchia.

    Las demás víctimas de ese centro clandestino son Francisco Tiseira, Julio Visuara, Norma Argentina Benavides, Francisco Hugo Mena, Domingo Menna, Alberto Samuel Aranda, Oscar Gutiérrez Sesarego, Raúl De Sanctis, Roberto Ardito, Atlántida Coma, Nélida Beatriz Ardito, Antonio Domingo García y Juliana Inés García (liberada).

    Imputados
    El juicio oral acumula tres causas y son nueve los imputados:
    – Santiago Omar Riveros: Comandante de Institutos Militares (con sede en la guarnición de Campo de Mayo), entre 1976 y 1978. Es el máximo responsable de los crímenes de lesa humanidad cometidos en el ámbito de la «Zona IV», que se extendía sobre todos los partidos de la zona norte de la provincia de Buenos Aires.
    – Reynaldo Bignone: Jefe del Estado Mayor del Comando de Institutos Militares durante 1977, segundo de Riveros. También es responsable por los delitos cometidos en esa zona.
    – Luis Sadí Pepa: Director de la Escuela de Comunicaciones, dependiente del Comando de Institutos Militares, durante 1977. Responsable de los crímenes cometidos en el «Área 420» que correspondía a Florida. Este es su primer juicio y se le imputa el homicidio de Antonio García y el secuestro de Beatriz Recchia, padres de Juliana y Bárbara García Recchia, nieta restituida en 2009.
    – Eugenio Guañabens Perelló: Director de la Escuela de Apoyo para el Combate «General Lemos», dependiente del Comando de Institutos Militares, durante 1977. Responsable de los delitos cometidos en el «Área 470», del partido de General Sarmiento. Se le imputa la desaparición de María Eva Duarte y Alberto Aranda.
    – Julio San Román: Oficial de Gendarmería, uno de los jefes de la custodia de El Campito.
    – Carlos Eduardo José Somoza: Oficial de inteligencia del Ejército, uno de los torturadores más violentos del Campito.
    – Hugo Miguel Castagno Monge: Oficial de Gendarmería, jefe de la custodia del Campito.
    – Carlos del Señor Hidalgo Garzón: Fue oficial de inteligencia del Batallón 601. Se apropió de Laura Catalina de Sanctis Ovando, hija de Miryam Ovando y Raúl René de Sanctis.
    – María Francisca Morillo: Civil. Junto con Hidalgo Garzón, se apropió de Laura Catalina de Sanctis Ovando.

    Las audiencias se desarrollarán en la sala de la calle Pueyrredón 3728, de la ciudad de San Martín, el 23 y 30 de agosto, el 4 de septiembre y, luego, martes y jueves semana por medio. Pueden ingresar con DNI los mayores de 18 años.