El salario mínimo aumenta a $6060 

CAPITAL FEDERAL- La presidenta Cristina Fernández encabezó la sesión de cierre del Consejo del Salario Mínimo vital y móvil, que aprobó un aumento del 28,5 por ciento en la retribución mínima, a pagarse en dos etapas. “Sostener la inclusión de los de más abajo, es sostener la producción y el trabajo de los empresarios”, aseguró la Jefa de Estado.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, anunció que el nuevo Salario Mínimo, Vital y Móvil será de 6.060 pesos, lo que implica un incremento de más del 2.258 por ciento, en relación al salario de 200 pesos que regía hace 12 años.

El nuevo salario mínimo será percibido en dos etapas: la primera, de 18,5 por ciento a partir de 1 de agosto; y la segunda, del 10 por ciento no acumulativo a partir del 1 de enero de 2016.

La reunión final del Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil fue encabezada por la presidenta Cristina Fernández, quien destacó el hecho de que el organismo se reunió durante doce años consecutivos. Indicó que el Consejo “estaba contemplado en la Constitución: se habla mucho de las instituciones, pero realmente este gobierno es el que puso en funcionamiento este organismo”.

La Jefa de Estado remarcó que “el gobierno jamás tuvo que laudar: como no se puede estar discutiendo eternamente, si no hay acuerdo, el Estado lauda, fija un determinado porcentual de aumento”. “Esto nunca sucedió: la negociación tripartita siempre se dio armónicamente”, aseguró.

Consideró que el porcentaje de 2.930 por ciento de aumento desde 2003 “lo pueden comparar con el índice que quieran, y no va a haber en el mundo un aumento del poder adquisitivo de los trabajadores de la entidad que se han hecho en estos doce años”.

La Primera Mandataria estimó que “sostener el mercado interno es sostenerlo a través del consumo”. “Somos firmes defensores de la necesidad de inyectar recursos, porque es primero la demanda y luego la oferta”, afirmó.

Los problemas que vive el mundo

Resaltó que “esto se dio en un panorama mundial que ha sido fluctuante”. “Hoy estamos en problemas porque nuestros propios socios no están creciendo u otros, como China, que crecían a dos dígitos, van a crecer a un dígito”, aseguró.

Cristina Fernández aseguró: “Me gusta estar sentada aquí. Porque quiero remarcar que para nosotros esta es una política fundante. Es importante para el Presidente de la República que los trabajadores y los empresarios puedan ponerse de acuerdo”.

Consideró que a nivel global se vive “un momento muy particular de los que se autodenominan capitalistas”. En ese sentido, comentó que el Muro de Berlín cayó porque “los que estaban del otro lado de la cortina querían consumir y vivir de la misma manera que los que estaban de este lado”. Señaló que “la menor diferencia en la brecha entre ricos y pobres se da entre el fin de la segunda guerra y la caída del muro de Berlín”; en cambio hoy hay una mayor concentración, en la que “el 1% de su población tiene el 43% del PBI”. “Estas cosas no son sustentables en el tiempo”, estimó.

Economías regionales y la reindustrialización

En otro tramo de su alocución, la Presidenta consideró que “los problemas de las economías regionales no pueden ser tomados en formas homogéneas, porque tenemos distintas producciones”. Señaló que “cuando el dólar sube, baja el valor de los commodities. Por eso es importante seguir trabajando por la reindustrialización y el agregado de valor”.

Aseguró que se debe “tener en cuenta primero la diversidad de las economías regionales; y luego, el tamaño de los productores dentro de cada sector”. “Cuando el mercado global cambia la demanda, no podemos seguir sosteniendo a un productor, si ese productor no cambia las condiciones del producto”, afirmó y agregó: “Cambiar según el mercado, salvo que alguien sea tan inteligente que cree algo que después se lo demanda el mercado”.

La Jefa de Estado señaló que “cuando hablamos de innclusión no estamos hablando solo de sectores vulnerables. Hablamos de una cosa más amplia, porque la inclusión incluye al sector empresarial”. “Hoy hay empresarios que no eran empresarios en 2003; hoy hay grandes empresarios que en 2003 eran pequeños o medianos empresarios”, enfatizó.

Remarcó que “cuando hablamos de inclusión, hablamos de la inclusión de todos. Sostener la inclusión de los de más abajo, es sostener la producción y el trabajo de los empresarios”. Señaló que la presencia del peronismo en la historia argentina “generó un piso de conciencia social que hace no sustentable los procesos políticos –al menos en democracia- sin que haya un mínimo de confort social”.

La Mandataria aseguró que “la democracia pudo superar dentro de los propios mecanismos de la Constitución la mas grave crisis económica de la que se tenga memoria”. “Hoy podemos mirar para atrás, por el espejo retrovisor, para poder seguir adelante, sin prisa pero sin pausa”, concluyó.

La Presidenta estuvo acompañada por los ministros de Trabajo, Carlos Tomada, de Economía, Axel Kicillof, el secretario general de la Presidencia, Eduardo de Pedro, el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro. Antes de la Mandataria, hicieron uso de la palabra, el presidente de COPAL, Daniel Funes de Rioja (por el sector empresario); el Secretario Adjunto de la CTA, Pedro Wasiejko; y el Secretario General CGT, Antonio Caló.