Los gobernadores opinan por el conflicto de los camioneros

NACIONALES- El gobernador de Tucumán, José Alperovich, mostró su “desacuerdo y rechazo” con la medida “porque no se ha hecho el esfuerzo de agotar todas las instancias de negociación posibles antes de afectar a todo el conjunto de la sociedad”. “Los hechos que tienen en vilo y preocupan a todo el país son la clara muestra de que el camino y el propio límite de cualquier reclamo legítimo son las instancias legales que nuestra constitución y edificio legal nos propone”, explicó el catamarqueño.
Asimismo Martín Buzzi, gobernador de la provincia de Chubut, consideró al paro como “salvaje”, una “medida totalmente injustificada”, que “va claramente contra la gente”. “Dejar sin gas y sin combustibles a la población del Chubut y de las otras provincias, en momentos en los que el frío se hace sentir duramente, es un comportamiento salvaje, que nada tiene que ver con un legítimo reclamo gremial”, cuestionó Buzzi
“Necesitamos combustibles para calefaccionar los hogares, para hacer funcionar las ambulancias, los patrulleros; en definitiva, para mantener andando el aparato del Estado, que es el que brinda contención a la sociedad”, dijo el chubutense en un comunicado.
Por su parte, el gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, caracterizó como “descabellada” a la huelga camionera, porque “toma de rehenes a todos los argentinos”. En declaraciones a Radio Mitre, el gobernador mendocino ratificó su incondicionalidad con el gobierno nacional y dijo que, en el conflicto, estará «más que nunca del lado de la presidenta Cristina Fernández» .
También los gobernadores de Neuquén, Jorge Sapag, y de Entre Ríos, Sergio Urribarri, apoyaron la postura de la Presidente. En referencia al paro, el primero declaró que “el país no tolera este tipo de hechos», mientras que el segundo afimó que puede poner en riesgo «hasta la vida de algunas personas».
La mandataria por el distrito de Catamarca, Lucía Corpacci, también demostró su apoyo al gobierno nacional en declaraciones en C5N. A su manera, criticó la posición “dura” e “intransigente” de los Camioneros, e indicó: “(La huelga) no nos beneficia a ninguno”. “Todos debemos hacer el mayor esfuerzo para salir (del conflicto)”, concluyó Corpacci.
El gobernador del Chaco, Jorge Capitanich, y el presidente de la bancada del Frente para la Victoria en Diputados, Agustín Rossi, leyeron un documento firmado por los integrantes de la mesa nacional del partido oficialista.
El líder de los legisladores kirchneristas aseguró: «La decisión de hacerle un paro a la Presidente es absolutamente injusta, incorrecta y sin legitimación».
Por su parte, Capitanich explicó por qué decidieron sentar postura públicamente: «Nosotros obervábamos claramente la angustia colectiva del pueblo, por una medida de carácter coercitivo que buscaba promover la falta de combustible».
En el mismo sentido, el gobernador del Chaco apuntó: «Frente a esto era absolutamente necesario que la comisión de acción política emitiera un documento de respaldo a la Presidente».
«Creemos que en democracia no es posible aceptar medidas de esta naturaleza, que implican coacción o mecanismos que impiden el normal funcionamiento del país», consideró Capitanich minutos después de la conferencia.
Sobre el reclamo de Moyano para que se eleve el mínimo no imponible, el gobernador consideró que es algo «complejo, porque implica transferencia de recursos».
Al ser consultado sobre el paro con movilización anunciado para el próximo miércoles, Capitanich manifestó: «Entendemos que existe el derecho a la manifestación de todos los ciudadanos, pero creemos que no es razonable promover una movilización de estas características por un problema determinado». «De todos modos, somos respetuosos de las manifestaciones sociales», finalizó.
Por su parte, el mandatario de Río Negro, Alberto Weretilneck, criticó “los alcances del paro que lleva adelante el gremio de los camioneros, y sostuvo que «el reclamo de un sector no puede estar por encima del bienestar de toda la sociedad».
“Estamos de acuerdo con las reivindicaciones laborales de los empleados en general, porque es un derecho que les asiste a todos los trabajadores, pero no podemos avalar esta medida de fuerza que pone en jaque al país y a nuestra provincia en particular”, dijo Weretilneck.