Padres reclaman seguridad para mandar a sus hijos al colegio en Florencio Varela

FLORENCIO VARELA- Los padres de la escuela a la que ingresó el lunes pasado un grupo de jóvenes armados en busca de un alumno de 15 años y golpearon a autoridades y estudiantes, aseguraron que no mandarán a sus hijos al establecimiento «hasta que no haya seguridad».

«No estamos tranquilos porque no nos dieron ninguna solución. El compromiso que asumieron es que habrá dos patrulleros, mañana, tarde y noche en las dos esquinas, pero ahora ya no quedó nadie», se quejó Julieta, madre de una alumna que concurre a la Escuela Secundaria 14, del complejo habitacional de Santa Rosa, tras participar de una reunión de padres con las autoridades.

La mujer dijo que «no alcanza con patrullas, porque el patrullero se para en un lugar y ellos se están matando a patadas un poco más allá».

El hecho se registró el lunes cuando la directora denunció que tres jóvenes ingresaron con armas buscando a otro alumno y la golpearon al igual que a otros alumnos.

El  jefe policial de distrito, Walter García, dijo frente a la escuela que «fueron aprehendidos dos mayores y un menor, pero quedaron en libertad», a disposición de la justicia.

«No estamos tranquilos porque no nos dieron ninguna solución. El compromiso que asumieron es que habrá dos patrulleros, mañana, tarde y noche en las dos esquinas, pero ahora ya no quedó nadie» Ante ese episodio, la mujer explicó que el próximo viernes a las 17 los padres tendrán una nueva reunión en el colegio, esta vez con la presencia de funcionarios del Ministerio de Educación de la Provincia y de la Policía Bonaerense, para analizar las medidas a seguir para que no se repitan estos incidentes.

«No vamos a mandar a nuestros chicos hasta que no haya seguridad. Nos quieren convencer con una reja, pero la vida de nuestros hijos vale mucho más que una reja. Nos han dejado a todos abandonados», agregó.

Otra madre, de nombre Ofelia, afirmó que «ninguno de los papás quedaron conformes con lo que se habló en la reunión» y ratificó que sin seguridad no volverán a la escuela.

«Mi hija está con miedo, no quiere venir al colegio si no la acompaño y eso que vivo a pocas cuadras», dijo.

Por su parte, una de las alumnas que fue golpeada con un arma de fuego por uno de los agresores fue contundente al asegurar que «así no se puede estudiar».

«Son unos chicos que se reúnen en la esquina para drogarse. Algunos son alumnos de la escuela, otros no, pero siempre que pasan, nos molestan, escupen o tiran piedras. En la escuela siempre hubo peleas pero no como ésta», dijo.

La adolescente explicó que el lunes los agresores ingresaron violentamente en dos oportunidades al colegio, en busca de un chico de nombre Nahuel.

«Rompieron el alambrado y entraron con nosotros. Eran cuatro, la policía los agarró, los sacó pero después tres volvieron a entrar cuando terminó el primer recreo. A mí me pegaron con el arma y a una compañera le pusieron el arma en la cabeza. La preceptora se metió a defendernos y le doblaron el brazo», relató.