Todos en solidaridad con Azul

Aviso publicitario
banner provincia

LA PLATA- El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, destacó el envío de maquinaria vial al distrito de Azul, para solucionar el anegamiento de calles, y confirmó que continúan las tareas preventivas ante la posibilidad de que se registren nuevas lluvias.
Scioli resaltó la rapidez con que actuó el Consejo de Emergencia ante la inundación que sufrió la ciudad de Azul, tras la caída de 250 milímetros de lluvia al señalar que “desde el primer momento, cuando el arroyo Azul irrumpió sobre el casco urbano, lo pusimos en marcha”.
«Se envió la maquinaria vial necesaria (para destrabar el anegamiento de calles) y se continúan con las tareas preventivas porque hay posibilidades de nuevas lluvias intensas”, explicó en declaraciones a la prensa tras finalizar una reunión de gabinete con motivo de las inundaciones que afectaron este fin de semana a Azul y distritos aledaños.
Por su parte, el ministro de Infraestructura bonaerense, Alejandro Arlía, anunció que la Provincia está planificando obras estructurales para prevenir inundaciones en distritos como Azul y Carlos Casares.
Remarcó, en declaraciones a Radio Provincia, que el gobierno bonaerense se está preparando para afrontar una etapa de intensas lluvias «por lo que tendremos que tomar medidas estructurales».
«Es probable que este año se produzca un registro de lluvias que está muy por encima del promedio en la zona», reconoció.
Explicó que «Azul es una ciudad donde habitualmente se dan este tipo de inconvenientes, estamos planificando obras estructurales, pero este nivel de lluvias hace que todo lo que se hace sea para mitigar (los efectos)».
Destacó que en ese municipio «ya está normalizado el tránsito y el anegamiento del casco urbano», en tanto que para el municipio de Carlos Casares, que también sufrió intensas lluvias, se avanza en la construcción de un canal que permita evacuar rápido el agua que se acumula por precipitaciones.
Por su parte el intendente de Azul, José Inza, aseguró que «entre mil y mil quinientos vecinos se autoevacuaron» durante la inundación del viernes pasado, por la crecida del arroyo Azul, muchos de los cuales ya están retornando a sus hogares.
Inza informó que «el municipio evacuó a veinte familias que fueron instaladas provisionalmente en un jardín de infantes, pero el agua afectó más duramente a los barrios más humildes, donde entre mil y mil quinientas personas abandonaron sus hogares durante la inundación».
El jefe comunal dijo también que «el consejo escolar dispuso que las clases se suspendan en cuatro escuelas de los barrios más castigados hasta que se subsane la emergencia».
«La situación se está normalizando, como el arroyo volvió a su cauce natural el agua ya no anega el casco urbano y eso permite que muchas familias comiencen el regreso a sus hogares», señaló el intendente.
El funcionario contó que «el agua produjo muchos daños materiales en las casas, y eso se siente más profundamente en los hogares humildes a los que les cuesta más reponer un electrodoméstico o un mueble, por eso estamos trabajando para ayudar en la reposición de esas pérdidas».
«Tanto el gobierno nacional como el provincial se han acercado en el momento de crisis aportando recursos materiales y mucha gente que vino dispuesta a colaborar en la emergencia, especialmente el ejército, que puso muchos vehículos a disposición del traslado de evacuados y de materiales», informó el jefe comunal.
Inza estimó que «los daños a las cosechas no fueron tan graves, porque la cosecha de soja ya había sido levantada, igualmente estamos esperando los datos finales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, para poder calcular las pérdidas».
El funcionario añadió que «el suministro eléctrico ya fue repuesto, algunos transformadores se cayeron en la zona del hipódromo, donde la tormenta provocó muchos daños, pero la cooperativa de electricidad los repuso con rapidez».
«Hoy tuve una reunión con el gobernador Daniel Scioli en la que hablamos sobre un complejo de obras hidráulicas que eviten esta situación en el futuro; analizamos la posibilidad de construir una represa aguas arriba del arroyo Azul, a la altura del paraje La Isidora y además crear contenciones menores en la boca de las sierras y el arroyo Videla», adelantó el intendente.
«El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) realizó un análisis fino del alerta emitido por nuevas tormentas en el centro de la provincia y nos dio la tranquilidad de que no van a ser tan fuertes como la del viernes», finalizó Inza.