El Papa Francisco y Unicef juntos en políticas destinadas a los adolescentes

VATICANO- El papa Francisco y el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake, se reunieron  en el Vaticano para poner en marcha una nueva alianza que permita ampliar el acceso de niños y adolescentes a la tecnología, el deporte y las artes, en el marco de Scholas Ocurrentes, la red de escuelas impulsada por el pontífice y dirigida por el argentino José María del Corral.

“Scholas quiere, de alguna manera, reintegrar el esfuerzo de todos por la educación, quiere rehacer armónicamente el pacto educativo”, dijo Francisco.

“Y, para eso, busca la cultura, el deporte, la ciencia; para eso, Scholas busca los puentes, sale del ‘chiquitaje’ y va a buscarlos más allá. Y hoy día está manejando, en todos los continentes, esta interacción, este entendimiento”, añadió.

En el marco del acuerdo, de cinco años de duración, la red de escuelas y UNICEF colaborarán en una serie de actividades mundiales conjuntas con un enfoque especial en ponerle fin a la violencia y promover la conectividad de todos los jóvenes.

Además, las dos organizaciones explorarán los vínculos entre sus respectivas plataformas de movilización de las redes sociales y los medios de comunicación y apoyarán conjuntamente campañas digitales y movimientos sociales en favor de los niños más desfavorecidos.

También desarrollarán nuevas oportunidades de colaboración en torno a los grandes acontecimientos centrados en la juventud mundial, como la Cumbre sobre el Impacto Social de la Juventud, que se celebrará durante los Juegos de Verano de las Olimpiadas Especiales de 2015 en Los Ángeles.

“La gran mayoría de los 1.200 millones de adolescentes en el mundo viven en los países en desarrollo. Proporcionar a los adolescentes más desfavorecidos oportunidades significativas para participar, y nuevas formas de conectar y aprender unos de otros puede ayudarles a alcanzar su propio potencial y a que contribuyan a sus propias sociedades”, indicó Scholas a través de un comunicado.

“UNICEF está encantado de apoyar a Scholas en esta labor, y unir nuestros esfuerzos para mejorar las vidas de los adolescentes”, dijo Lake.

“La adolescencia es un momento crucial, una edad de riesgo pero también una época de oportunidades. Los jóvenes que aprenden a trabajar juntos y resolver problemas comunes están desarrollando habilidades que van a hacer más que ayudar a construir un futuro mejor para sí mismos”, agregó.