Condenan a hombre a 30 años de prisión por abusar e intentar asesinar a una beba

 

BAHIA BLANCA-  Un Tribunal de Bahía Blanca condenó  a la pena de 30 años de prisión a un hombre acusado de abusar e intentar asesinar a su hijastra, de 16 meses, arrojándola debajo de las ruedas de un camión, el 30 de noviembre del 2012 en un barrio periférico de Bahía Blanca. además los jueces resolvieron absolver de culpa y cargo a otros dos hombres, quienes para la Fiscalía habían participado del episodio que conmovió a esta ciudad del sur bonaerense.

El Tribunal también «ordenó investigar a la madre de la criatura no sólo por falso testimonio durante su declaración en el debate sino también por la sospecha de haber intervenido en el brutal hecho»

El Tribunal Oral en lo Criminal 3 (TOC) integrado por los jueces Daniela Castaño, Eduardo D´Ampeire y Raúl López Camelo, condenó esta tarde a 30 años de prisión a Juan Pablo Rodríguez (27), pareja de la madre de la víctima por el delito de «abuso sexual con acceso carnal triplemente agravado, en concurso real con tentativa de homicidio criminis causa».

En tanto que fueron absueltos Joel Josué Rodríguez, de 19, hermano de Juan Pablo, y Esteban Rojas de 20, un amigo de ambos.

En el marco de los alegatos el Fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales, Mauricio Del Cero, había pedido ante los jueces la pena de 40 años de prisión para los tres hombres.

Por su parte, los defensores de los acusados reclamaron la absolución debido que a su criterio no «había suficientes elementos para establecer la responsabilidad de los tres hombres».

El hecho ocurrió en la tarde del 30 de noviembre del 2012 cuando la beba, con diversas heridas en el cuerpo y en los genitales, ingresó en grave estado al Hospital Interzonal de Agudos «José Penna» de Bahía Blanca.

En un primer momento, familiares de la criatura habían indicado que la había atropellado un camión repartidor de sodas y agua estacionado en la puerta de una finca de la calle Rastreador Fournier al 2200.

Pero luego, en el hospital, los médicos determinaron que las lesiones fueron producidas por un abuso sexual, lesiones por las que tuvo que ser operada.

A raíz de ello, la policía procedió en primer lugar a detener a uno de los hombres, pero con el correr de las horas fueron demorados también el padrastro de la nena y su amigo.