Se temen nuevos despidos en áreas del Estado

BUENOS AIRES- Tanto en la Secretaría de Niñez como en Nucleoeléctrica Argentina se desmantelaron programas y se anunciaron futuros despidos.

Sigue la ola de despidos: a más de 100 días de gobierno, en la Nucleoeléctrica Argentina  y en la Secretaría de Niñez hay nuevas denuncias de desmantelamientos de programas y futuros despidos.

Atucha

El directorio de Nucleoeléctrica Argentina S.A. (NASA), operadora de Atucha, renunció en el marco de la profundización de la crisis por la paralización de las obras y el despido de unos 2.400 trabajadores de las centrales nucleares, ubicadas en Zárate.

El ex director de nucleoeléctrica, Rubén Quintana declaró: “Decidimos renunciar y así fue. Lo hicimos la semana pasada. No nos han dicho que se suspendió Atucha III” y agregó: “Nuestra renuncia hace que el Gobierno quede con las manos libres como para hacer cosas”.

El flamante subsecretario de área, Julián Gadano, se reunió el jueves pasado con el personal de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y aclaró: “No hubo ningún despido. Lo que hay son contratos con empresas constructoras que vencen el 31 de marzo y que no se van a renovar porque están contratadas para hacer una central a la que le falta un año para empezar”, aseguró el funcionario según pudo reconstruir Página/12. En ese encuentro, Gadano sostuvo que la intención oficial es avanzar con la construcción la cuarta central, pero no este año porque están revisando los contratos firmados con China. Además, dejó abierta la posibilidad de desmantelar Atucha I.

Secretaría de la Niñez

Se trata de trabajadores que fueron contratados en 2012 y cuya permanencia en el Estado está siendo evaluada por el nuevo gobierno del presidente Mauricio Macri. A cargo de la Secretaría de Niñez (Senaf) se encuentra la secretaria Yoel Bendel, quien a su vez depende de la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley.

El temor es por la pérdida de puestos de trabajo asignados desde hace tiempo a tres programas nacionales, dirigidos a sectores humildes, ahora desarticulados: El Cudiando (para talleres sobre violencia de género y familiar); el Nuestro Lugar (que alcanzaba a unos 9000 adolescentes en situación de vulnerabilidad); y el Centro de Integración Comunitaria de Villa Zagala, San Martín.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA