La pesadilla de la joven violada en Lobos no tiene fin

     

    A 11 días del hecho, ocurrido en una casa quinta alquilada para una fiesta, no hay detenidos. Los violadores habrían sido cuatro y hay testigos que afirman que fue drogada con pastillas en una bebida alcohólica. La víctima fue atendida en el Hospital Gutiérrez de La Plata y confirmaron los vejámenes. Balearon la casa de la damnificada. Este lunes habrá una tercera marcha para reclamar justicia

    La mujer contó que Paloma, su hija de 14 años, fue el lunes 11 de febrero junto a su hermano de 13 y una amiga, a un cumpleaños que comenzaría a las 15 para terminar a las 18.

    Sin embargo, siempre de acuerdo al relato de la mamá, en esa fiesta, en la que había unas 30 personas y varias mayores de edad, Paloma tomó una bebida que le sirvieron en una jarra y poco después al menos un hombre mayor se la llevó del lugar.

    “A las 18.30 los llamó para preguntarles si ya los pasaba a buscar y mi hijo me dijo que a Paloma se la habían llevado”, detalló Silvana. Enseguida fue al lugar y comenzó con la búsqueda. Un rato más tarde la llamaron para avisarle que Paloma había llegado a su casa desnuda, con la mirada perdida y en shock.

    “Ella recuerda muy poco. Sí sabe que la llevaron en un auto y la tiraron en las vías del tren. Y que un joven en una moto la ayudó y la acercó a casa”, agregó la mujer.

    A partir de ese momento los padres de paloma vivieron una odisea. “En el hospital una doctora nos dijo que no la podían atender, y el fiscal me dijo que si yo constataba que había sido violada, que haga la denuncia”, sostuvo Silvana.

    Uno de los abogados de la familia de la víctima aseguró que “hay indicios de que cuatro hombres habrían participado de la violación”.

    Para reclamar justicia, la familia y allegados de Paloma ya realizaron dos marchas y este lunes a las 20 realizarán la tercera. Están preocupados porque el frente de la casa de Silvana fue baleada y ella recibió amenazas.

    La chica casi no recuerda nada de lo que ocurrió, por lo que la investigación se torna sobre los presentes en la fiesta. A ellos les están tomando declaración.

    Lo extraño es que a 11 días del episodio que conmovió a la ciudad no haya ni siquiera sospechosos.

    Del análisis del cuerpo médico policial se pudo establecer que la menor tenía lesiones compatibles a abusos vía vaginal.

    En el hecho tomó intervención la UFI N° 2 de Saladillo y los efectivos de la Estación Comunal de Lobos, en una causa caratulada abuso sexual con acceso carnal.

    DEJA UNA RESPUESTA