Se cumple un año del trágico accidente de Once

BUENOS AIRES- Al cumplirse el primer aniversario de la Tragedia Once, el accidente ferroviario que provocó la muerte de 52 personas y heridas a 700 en el andén N° 2 de la Estación Miserere, la jornada denominada 22F incluye varios actos y una misa en homenaje a las víctimas.

Los actos culminarán en la Plaza de Mayo, con recitales y la proyección de imágenes y videos, donde se reclamará Justicia.

El cronograma de actividades es el siguiente:

* 8.32: Acto en la estación de Once. Participarán familiares y víctimas de la tragedia, artistas, músicos e intelectuales. Se realizará un minuto de silencio.

* 12.30: Misa en la Catedral Metropolitana en memoria de las 51 víctimas mortales de la tragedia.

* 15: Actividades antes del acto central en la Plaza de Mayo. Tocarán los músicos Kevin Johansen, Leo García y el grupo Airbag.

* 19: Acto central. Participarán familiares y víctimas del choque ferroviario, artistas e intelectuales. Presentarán documento conjunto de los damnificados del accidente.

En tanto, la AFA autorizó a través de un comunicado, realizar un minuto de silencio en todos los partidos oficiales que se jueguen este fin de semana. Pero no autorizó el ingreso de familiares con banderas a las canchas aunque ya lo habían hecho días atrás en la cancha de River Plate. La intención es clara, no se verá en Fútbol para Todos los reclamos de Justicia al Gobierno nacional.

Ayer, Cristina Fernández en un acto en Tecnópolis en el marco de la presentación del nuevo canal deportivo de aire «DeporTV», saludó a los familiares de la Tragedia de Once a quienes envió un “abrazo” y prometió Justicia al comparar el caso con el de las víctimas de la represión en la última dictadura militar, quienes esperaron “más de 30 años” por Justicia.

Por su parte el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, aseguró hoy que el Gobierno está «colaborando para que la Justicia llegue a las últimas consecuencias» en la investigación por la tragedia de Once, el accidente ferroviario que hace un año provocó la muerte de 51 personas y heridas a más de 700.
«Es muy difícil poder decirle algo a quien perdió un ser querido. No hay palabras para quien perdió un hijo, un padre, alguien que quería», indicó el funcionario, aunque aseveró que «estamos colaborando para que la Justicia llegue a las últimas consecuencias. Es una forma de menguar el dolor: que finalmente haya justicia».
Consultado por la prensa respecto de si «el Gobierno tiene en cuenta la tragedia», contestó: «Por supuesto. La tragedia no es ajena a ningún argentino».